Al menos tres son las moralejas de esta simpática filmación hecha por un turista en Sudáfrica.
1) Los gatos venden su dignidad por un plato de Whiskas.
2) El lagartijo es un bicho inconstante.
3) Los ratones unidos venceremos.

Hakuna Matata.