En su body art performance, como se complacen en llamarla, estos capullos han desaprovechado lo mejor de la materia disponible, ojos, bocas, narices, pera y bigote.