mercredi 30 septembre 2009

El billete

A causa de la crisis, en un pueblo que vive del turismo ya no llegan turistas. Todo el pueblo ha debido endeudarse con todo el pueblo para poder sobrevivir. Pasan los meses, y son miserables. Finalmente llega un turista y pide una habitación en el hotel, la que paga con un billete de cien pesos. Apenas el turista sube a su cuarto, el hotelero corre a entregar el billete al carnicero, a quien debe precisamente cien pesos. El carnicero por su parte corre a entregarle el billete de cien pesos al ganadero que lo provee de carne. El ganadero tiene una deuda con la puta del pueblo y se apresura en pagarla. La puta riza el rizo yendo al hotel a rembolsar su deuda con éste y deja el billete de cien pesos en la recepción. Donde llega en ese momento el turista a avisar al hotelero que no le gusta la habitación, por lo que recoge el billete y se marcha.

Nada se ha perdido ni ganado. Sin embargo ya nadie en el pueblo tiene ninguna deuda.

Cualquier semejanza con la gestión de la crisis económica es pura coincidencia.

Este textículo circula por la red en francés. Lo traduzco porque me gusta la atmósfera del pueblo, con su hotel y su carnicería. Mi tío, que ha vivido en pueblos pequeños, me contaba cuánto se divertía marcando un billete con el que pagaba y contando los días que éste tardaba en volver a sus manos.

_____________________

También me ha gustado el gol de Arshavin >. Hubo otros dos goles 'de taco' en la fecha europea, pero el de Arshavin fue el mejor. El golero Sergio Romero, del AZ Alkmaar, pasó, en la transmisión de la televisión belga, de ser brasilero a ser argentino, para terminar siendo mexicano. El sueño bolivariano.

Posté par Josepepe à 14:11 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , ,


lundi 28 septembre 2009

Dos días en Marburg

Que es una ciudad del centro de Alemania, con jardín botánico y universidad, en la que estudiaron Ortega y Gasset, Hannah Arendt, los hermanos Grimm y mi murciano favorito. Como las guerras no lo han arruinado, un paseo por el casco viejo de Marburg representa un viaje desde el medievo al presente, con una larga escala en tiempos del romanticismo alemán (pero todo romanticismo es alemán).

Las autopistas alemanas están impecables y perpetuamente en reparaciones, lo que explica que por ellas se vaya simultáneamente muy rápido y algo lento, y sea mejor orientarse en ese laberinto con un GPS, que es el karaoké de la autopista.

Ayer domingo se celebraban elecciones legislativas en Alemania y, aparte los carteles con la cara de la gigante Angela y el puesto callejero del Partido Pirata, éstas pasaban casi desapercibidas para el visitante. Tal como sus resultados.

El otoño, en cambio, sí que es notorio, sobre todo para quien llega desde el oeste (el otoño anida al este). O sea que hace en Marburg por ahora un tiempo para perderse en los bosques que la rodean y en el dédalo de sus calles y escaleras de piedra, y recuperar fuerzas en un Biergarten tomándose un Auflauf, el platillo local, con una Altbier, y ya con las fuerzas recuperadas trincar un Zwiebelkuchen, una tarta de cebolla.

Y mirar cómo se mueve la gente, que recuerda a otra gente. Ese anciano recuerda a Hesse, esa muchacha a Bettina, un amor de Goethe, tal como la describe Kundera en La Inmortalidad. La bella, el anciano, la inmortalidad, todas las presencias parecen ser ideas y todas las ideas parecen ser alemanas.

DSC04214

vendredi 25 septembre 2009

El Padre

Voy camino de Marburg. Llévole manzanas de casa al jillu. Como el Padre, de Lazo Baeza. Saludos.

Posté par Josepepe à 10:40 - Commentaires [2] - Permalien [#]

mercredi 23 septembre 2009

El mundo entresemana

La Princesse et le Président, una novela de Valéry Giscard d'Estaing sobre sus amores con Lady Di. ¿Verdad o literatura? Ni lo uno ni lo otro.

(HLT)

________________________________

Salvemos los cojoncillos de los coínos.

i_love_pigs_hover

________________________________

En los vuelos de Ryanair ya se puede fumar sin echar humo (seis euros el paquete de diez). También se puede entrar al baño (pagando).

________________________________

h_11_ill_1244364_kadhafiafp230909

_________________________________

Era británica.

Posté par Josepepe à 23:15 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags :

lundi 21 septembre 2009

La empanada

De tanto en tanto puede encontrarse alguna perla entre los escombros. Como en este enésimo texto sobre la identidad de los chilenos, donde un lector afirma que en La Última cena hay una empanada sobre la mesa.

Buscando una imagen de la Cena para ver la empanada de cerca, me topo con este pastiche publicitario. Qué jodidos son los publicistas. Como se dice que Juan, el que está a la derecha de Jesús, era su Magdalena, véase cómo lo reemplazan.

Posté par Josepepe à 23:40 - Commentaires [7] - Permalien [#]
Tags : , , , ,


Encuentro en la calle Da Vinci

Días atrás mi tío iba buscando una dirección y, como no daba con ella, se detuvo a preguntar a dos militares que estaban de plantón. Uno llevaba uniforme azul, el otro verde. ¿La calle Murillo?, preguntó. ¡Murillostraat!, exclamó el militar de verde, e hizo un gesto que daba a entender que la calle Murillo estaba al otro extremo de la ciudad. Pero no era el caso, porque se encontraban en la Da Vincistraat casi esquina con la Rembrandtstraat, o sea que la calle Murillo no podía quedar lejos.

Cuando el militar de verde iba a completar su respuesta, se detuvo una limusina de la que se extrajo la figura de un hombre alto y delgado. Era, Pepe lo reconoció enseguida, PDC, el ministro de defensa. El militar de azul avisó al interior desde su móvil de la llegada del ministro. En cuanto éste puso un pie en la acera, su mano izquierda fue hasta el bolsillo de la chaqueta desde donde extrajo un esmarfón de bien proporcionado tamaño, le echó una rápida ojeada a la pantalla y en seguida estiró la mano derecha primero al militar de azul, luego al de verde y por último a mi tío Pepe.

El ministro no parecía venir de su despacho, sino más bien estar recién salido de la ducha y de una cuidada sesión de composición de su tenida laboral en la privacidad de su dressing. Llevaba pantalón marengo, chaqueta azul, camisa celeste y corbata a listas rojas y blancas, un conjunto de muy buen corte y mejor confección, evaluado en varios miles, a ojo de buen tendero. Mención aparte merecen los zapatos, de color beis, tono que, por descombinar levemente con los colores de la ropa, resaltaba aun más la calidad del cuero y la excelente factura del calzado, Berluti más que probablemente.

Por cierto, el ministro olía estupendamente.

Mi tío se quedó a la espera de que el ministro ingresase en la Academia militar, que ese era el edificio frente a cuya puerta lateral se encontraban, creyendo que una vez cumplido ese trámite recibiría la indicación del militar de verde sobre el camino a seguir para llegar a la calle Murillo. Los cuatro hombres esperaron unos largos segundos en la calzada a que asomara por la puerta el militar que debería conducir al ministro por los pasillos de la Academia hasta el despacho o salón donde tendría lugar la reunión o ceremonia que lo había traído hasta allí. Cuando éste apareció y franqueó la puerta al ministro, el militar de azul los siguió y, para pasmo de mi tío, también el de verde.

Así quedó mi tío, aspirando el último efluvio del perfume del ministro, solo sobre la acera. El militar de verde no le había dedicado ni un mísero gesto de despedida. Lo había, como se dice técnicamente, lisa y llanamente escotomizado.

De vuelta en casa Pepe puso el telediario con la esperanza de encontrar en las informaciones la conclusión del encuentro en la Da Vincistraat. Qué hacía el ministro allí tan de punta en blanco. Pero no hubo en la tele ni rastro del ministro ni ese día ni el siguiente. Por lo visto, la reunión o ceremonia a la que asistía no tenía nada de particular. Así parece que son los ministros siempre. Por la prensa consiguió enterarse de que la actividad principal del ministro de  defensa durante la semana fue anunciar la disminución de 97 millones de euros sobre un presupuesto anual de 2.700.

Posté par Josepepe à 11:30 - Commentaires [1] - Permalien [#]
Tags : ,

jeudi 17 septembre 2009

El acomodo

En el aeropuerto de Londres mi tío Pepe observa la compleja ceremonia del peinado de la barba de un anciano sij. Los sijs son originarios del norte de la India y se les reconoce por el turbante y las barbas, que suelen llevar recogidas. A ellos se les debe la noción de 'acomodo razonable', acuñada por la administración canadiense para explicar por qué se les permite a los policías de origen sij llevar el turbante bajo la gorra.

En una palabra como en dos: el problema de los sijs consiste en meter el cabello dentro del turbante mientras que el problema del gobierno canadiense consiste en meter el turbante dentro de la gorra.

Pues bien, esta noción de 'acomodo razonable' desborda el espacio de la gorra y del turbante y alcanza los despachos y los parlamentos del ancho mundo. Gobernar, a día de hoy, es acomodar los asuntos incómodos de manera más o menos razonable. Lo de acomodar se entiende fácil; lo razonable ya es más complejo, porque las razones de unos pueden convencer a las mayorías, pero nunca tanto. En resumen, gobernar consiste en acomodarse las barbas de manera razonable, según el criterio de los que gobiernan. Un acomodo razonable consiste en reelegir a Barroso a la cabeza de la Comisión europea.

___________________________________

Festival de la canción alegre y faldicorta

Finalistas

The good and pleasant people >

Soy loquesoy >

Posté par Josepepe à 11:45 - Commentaires [23] - Permalien [#]
Tags : ,

lundi 14 septembre 2009

La leche

Leche Huelga de leche. Los productores afirman que el precio que reciben no cubre la mitad de lo que les cuesta producirla. Que trabajan duro para empobrecerse. El mercado manda y los supermercados están bien apertrechados, Europa tiene para queso, mantequilla y crema, y exporta leche en polvo a África, donde falta el agua.

Los futbolistas, por su parte, marcan goles y lo celebran con regresivos gestos de lactantes. Medhi Carcela-González, un muchacho de origen marroco-español que juega en el Standard de Lieja, marcó el sábado dos goles estupendos al Malinas y los celebró con el gesto del que ordeña.

Tiempo atrás discutíamos aquí sobre el concepto borgeano y aun preborgeano de connovio, que señala a los hombres que noviaron con una misma mujer. Enrique le recuerda a Pepe una novia que éste tuvo de joven y que también lo fue de Tal. Y aporta ¡por fin! el nombre que conviene: los connovios son hermanos de leche.

Posté par Josepepe à 12:29 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , ,

samedi 12 septembre 2009

El crucigrama

Antes la gente compraba el diario por la cotización de la bolsa, el horario de los trenes y el crucigrama. Ahora lo compra por el DVD. No se entiende para qué los corresponsales insisten en ir a la guerra. Como iban Clark Kent, o Tintín, o Perez-Reverte.

Ayer tocaba rescate de corresponsal de guerra norteamericano en Afganistán, a cargo de las tropas británicas, y de su intérprete afgano. El corresponsal fue rescatado por las armas británicas y el afgano abatido por esas mismas armas. El año pasado, también en Afganistán, fue liberado un periodista italiano gracias al pago de un rescate, mientras que su intérpete afgano quedaba en manos de los talibanes que no tardaron en degollarlo. Siempre nos toca a nosotros, dicen los afganos.

Le_Soir comienza hoy la publicación de Alerta en Fangataufa, una historieta que cuenta las aventuras de Scott Leblanc, periodista de la revista Bien en vue. Estoy pensando en volver a comprarlo.

Afganist_n

La foto es de Julia Jacobson

Posté par Josepepe à 18:14 - Commentaires [2] - Permalien [#]
Tags : ,

vendredi 11 septembre 2009

El sosias

Ahora mi tío Pepe es jovencito y llega a una fiesta y la madre del festejado lo toma en sus brazos y lo cubre de besos llamándolo Mauricio, el mejor amigo de infancia de su hijo, que marchó al extranjero y está de regreso por obra y gracia de su parecido con Pepe. Como éste y su pandilla han paladeado momentos antes un refresco de guaraná, la comicidad de la situación no pasa desapercibida.

Años más tarde a Pepe lo aborda en la calle una mujer africana y lo saluda en inglés. Después de dos o tres frases desconcertantes, Pepe comprende que la mujer lo toma por otro y ese otro es nada menos que un luchador de catch as can que sobresale en las pantallas de la televisión británica. Pos vaya. Pepe va a sacarla del equívoco pero finalmente lo que saca es la lapicera para firmarle un autógrafo.

Me cuenta todo esto mientras me muestra las fotos de Alison Jackson sobre sosias de famosetes. En qué nos parecemos tú y yo a la nieve.

Posté par Josepepe à 10:00 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : ,