dimanche 26 avril 2015

Una hacienda rodeada de montañas boscosas

Anoche vimos Los Trasplantados, de Percy Matas. Qué buen personaje compuso Nemesio Antúnez. Lo mejor, o lo «único mejor» de la película.

Mi tío me cuenta que participó en una proclamacion presidencial de Antúnez en Mendoza. «Nemesio / Antúnez / orgasmos hasta el lunes» era la consigna coreada una noche de sábado en esa ciudad de los Andes.

Los Trasplantados, viajeros que quieren volver a  ser sedentarios y no lo consiguen del todo. Dice Ostiz, según el diario de Uriarte, que el ánimo del sedentario tiende a la rumia mientras que el del viajero se exalta. Los campesinos son melancólicos y los viajantes de comercio forzosamente entusiastas.

En el pueblo de mi tío, los campesinos eran mayoritarios, luego estaban los comerciantes y funcionarios y luego los viajantes de comercio. Mi tío habla de su pueblo como Antúnez habla de la hacienda de su abuelo en el sur de Chile, «rodeada de montañas boscosas». Puro romanticismo telúrico, del que no escapan ni los ricos ni los pobres, por mucho que hayan escapado de Chile.

Posté par Josepepe à 17:17 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , , ,


vendredi 24 avril 2015

La estepa

No se me ha perdido nada en Rusia. Sin embargo, Rusia me sale en la sopa.

Leo la Sonata a Kreutzer, de Tolstoi, y atravieso con un desdichado al lado la estepa, en carroza, en tren, exaltado y sofocado, sucesivamente.

Leo La Tregua, de Primo Levi. Cuenta su larga estadía en el campo soviético de Katowice, tras la liberación de Auschwitz por el Ejército rojo, la travesía de Polonia, de Ucrania, de Moldavia, a pie, en camión, en tren.

Leo Limonov, de Carrère, y vuelta a lo mismo, vuelta a los trenes a través de la estepa. A pensar en lo insondable del alma humana  y en otros detalles menores. Vuelta a la exaltación y al sofoco.

Enciendo la radio y suenan Prokofiev, Shostakovich. No falla. Si suena Tchaikovsky, la apago, eso sí.

La lectura de Levi deja la imagen de los rusos como unos entrañables grandullones, caóticos, vitalistas. Es verdad que haber sido ellos los liberadores cuenta a la hora de hacer recuento. En contraste, los alemanes de entonces resultan antipáticos, por decir lo menos.

Ahora, desde mi ventana puedo ver a cierta distancia la terraza del piso de una familia de rusos. En cuanto la temperatura sube de ocho grados y hay un asomo de sol la familia entera comparece en ropa ligera a hacer la vida fuera. La madre con sus quehaceres, el hombre con su trabajo, los niños saltando sobre una cama elástica. Parecen napolitanos. Se ve que son inmigrantes recientes pero ya hablan francés con los niños, con su áspero acento.

Source: Externe

Posté par Josepepe à 23:30 - Commentaires [21] - Permalien [#]
Tags : , , ,

dimanche 19 avril 2015

La tegenaria

Días atrás hablaba frente a un grupo y de pronto me di cuenta de que el grupo miraba hacia otra parte, se distraía ostensiblemente. ¿Qué puede ser más interesante que mi persona y su hablamiento?

Era una araña, una tegenaria doméstica. La muy fea sintió probablemente que la habían descubierto e imprudentemente echó a correr en dirección del grupo. «Mátenla, matadla», exclamaron unas almas sensibles y un hombrón probó a descargar contra ella todo el peso de sus extremidades inferiores. No acertó, claro. 

Desde el otro extremo de la sala se levantó entonces una muchacha preciosa, una madonna flamenca con la cara recién lavada, tomó a la bestia con sus dedos, la depositó suavemente en la cavidad de su mano y la alejó de la turbamulta.

Je vous salue, Marie.

Source: Externe

Óleo del Sassoferrato

Posté par Josepepe à 10:54 - Commentaires [2] - Permalien [#]
Tags : ,

vendredi 17 avril 2015

Schubert, Schober, Schubart

Schubert cantaba en las tabernas con sus amigos. A esas alegres sesiones las llamaron luego las schubertiadas. El mejor amigo de Franz Schubert se llamaba Franz Schober. No se parecían mucho, sin embargo. Schubert era de risa fácil, al menos hasta contraer la sífilis, y fue mofletudo a partir de entonces. Schober era pintoso. 

En casa de Schober encontró Schubert refugio varias veces, la primera cuando su padre lo repudió por haber abandonado los estudios. (¡Dios!, si hubiese estudiado cuando era joven y alocado, si me hubiese bien portado, ahora estaría casado», los viejos versos de Villon vienen al caso).

Con Schober escribió Schubert Alfonso y Estrella, una ópera que quedó sin estrenar. Sobre estas cosas y otras escribe Marcel Schneider: «Es notorio que Schubert dejó muchas obras inconclusas, y esa inquietud que consiste en esbozar y abandonar en curso de elaboración denota una tendencia a los amores masculinos». Qué cosas dice Marcel. Debería releer a Steckel para contradecirle.

En cuanto a su famosa canción La Trucha —una trucha contenta, unos pescadores tristes—, Schubert la compuso sobre la base de un poema de Schubart, muerto treinta años antes.

Source: Externe

Posté par Josepepe à 16:16 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : ,

mercredi 15 avril 2015

Mi calle, ahora

P1040592

Posté par Josepepe à 18:22 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags :

lundi 6 avril 2015

El jarabe

Años que no escuchaba Dark side of the moon. Imposible no acordarse de la primera vez, del amigo que llevó el disco flamante a esa casa del barrio San Diego, del toque de queda por llegar en la calle, y de los dos flaquitos que llamaron a la puerta y pidieron cobijo, y el dueño de casa se lo dio y pasaron la noche allí, esquinados en el living escuchando Dark side of the moonYou raise the blade, you make the change, you re-arrange me until I'm sane—, primicia absoluta en Santiago de Chile, hasta el alba, la hora en que se levantaba el toque de queda y se eclipsaban los participantes, y el amigo que llevaba el disco notaba que Pink Floyd ya no estaba, que se lo habían llevado los flaquitos.

Lo cambiarían por jarabe para la tos. 

Posté par Josepepe à 18:38 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags :

dimanche 5 avril 2015

Nueve citas de Uriarte

TODAS LAS BUENAS metáforas tienen una pizca de humor. La primera que escuchó comparar sus dientes con las perlas sonrió, y no sólo por el halago. El primero que escuchó que «nuestras vidas son los ríos que van a dar en la mar, que es el morir», sintió una especie de sonrisa interna ante el ingenio del autor.

ESE INSTANTE DE alarma y temor a no entenderlo cuando anuncian que te van a contar un chiste.

MI IRRESISTIBLE TENDENCIA a leer en internet a gente que me disgusta y con la que no suelo estar de acuerdo. Este dice que cierra su blog durante un mes por vacaciones. Qué alivio.

A VECES PROLONGO hasta muy tarde la lectura de un libro para acabar de una vez con él y no tener que continuarlo al día siguiente.

A QUIENES MENOS conviene conocer en persona de todos los tipos de hombres de letras es a los poetas. La impresión de patraña suele ser hasta cómica.

GENTE TREMENDAMENTE AUTORITARIA en lo doméstico a la que el laissez faire, laisser passer le parece muy apropiado para el sistema económico.

EN CASA Y solo me siento más estúpido e ignorante que hablando con gente en la calle.

CASO ÚNICO. SE bañó en las aguas heladas del mar o de un río y no lo contó a nadie.

ES POSIBLE QUE en las semanas mejores deje de lado este diario y también que en las peores me esconda de él.

fotonoticia_20150304140708_800

Posté par Josepepe à 20:02 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags :

vendredi 3 avril 2015

Más adelante

Diario de Faro

Viajar puede ser considerado una manera de perder el tiempo. O de cambiar de tiempo, malo por bueno de preferencia. Esta semana ha habido por momentos veinte grados de diferencia entre el Algarve y el Brabante. El anticiclón se estira a veces pero a menudo no alcanza para todos.

Viajar consiste también a menudo en perder algo. La Cenicienta perdió un zapato y mi tío perderá probablemente unos cuantos leuros por rayar la pintura del coche de alquiler contra uno de esos famosos postes de la realidad.

Por mi parte, cada vez que voy a Portugal hago lo mismo: primero voy a los sitios y después leo lo que escribió sobre ellos Saramago en un libro que se llama justamente Viaje a PortugalDonde el Nobel portugués se llama a sí mismo «el viajante». Hostiga Saramago, campanudea y exagera con las comas.

Morra o viajante, mas morra mais adiante (muera el viajero, pero muera más adelante) escribe el portugués al final de su viaje, entre Tavira y Lagos (el pueblo del poste), lo que suena como un buen refrán conocido, aunque se trate de un giro de su cosecha. Bueno, además, porque está entre paréntesis y sólo tiene una coma.

P1040457

Posté par Josepepe à 18:50 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , , ,