mardi 24 janvier 2017

Eutiquio y la resurrección

El Reino, 9

Esas pequeñas historias que otorgan verosimilitud al Evangelio, según Carrère. La historia de Eutiquio y la resurrección.

La resurrección, por cierto, no es ningún detalle. Al contrario, es la piedra angular del mensaje de Pablo y en gran medida en ella descansa el interés que los fieles ponen en la nueva religión: «La resurreccion es imposible y hete aquí que un Hombre resucitó», afirma Pablo. Esta es la gran cuestión y al lado de ella la historia de Eutiquio es un detalle. Pero es un detalle que contribuye a hacer del Evangelio algo más que el libro en que se funda una nueva fe, un relato de relatos.

La cuento como la recuerdo, sin releer.

Pablo llega a Tróade, la patria de Lucas, tras uno de sus numerosos viajes, y la comunidad se reúne excitada a escucharlo en la casa de la familia que lo alberga. Eutiquio, el hijo menor de la casa, por pura timidez se sienta en el alfeizar de una ventana a escuchar las palabras de Pablo, infatigable orador. Y se duerme. Y se cae de la ventana al duro suelo. Y muere. O eso creen los espantados cristianos primitivos de Tróade. Porque cuando Pablo los calma y toma a Eutiquio en sus brazos, el muchacho revive.

No resucita, como todos quieren creer, porque no ha muerto, sino que se recupera de haberse malherido y haber rozado la muerte. Y el problema de Pablo, que hasta entonces había sido convencer a los incrédulos del misterio de la resurrección, pasa a ser convencer a esos fieles crédulos que en este caso, en el caso de Eutiquio, lo que han presenciado no ha sido un prodigio sino el despliegue de la pedestre realidad.

St_Luke_the_Evangelist

Lucas, Vladimir Borovikovski

Posté par Josepepe à 00:48 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : ,


samedi 14 janvier 2017

El anarquista de centro

El 1 de enero felicitabamos el año con la imagen del niño que mira el cuadro dentro del cuadro de Courbet. Al día siguiente, el teatro del pueblo anunciaba una representación con la misma imagen. Ayer la fui a ver.

Courbet_LAtelier_du_peintre-3

Para escapar de los salivazos de los actores, esta vez no me senté en la primera fila, sino en la penútima. Casi me tragan los bostezos de uno de la última fila. Desde que la modelo, que se quejaba del frío al inicio de la pieza, se vistió, para el hombre de la última fila todo fueron bostezos.

Proudhon modèle Courbet presenta cuatro personajes que buscan su lugar. Courbet lo encuentra en el cuadro que pinta, donde se ubica en la posición central. A la derecha instala a sus amigos y a la izquierda a sus enemigos, o las víctimas de éstos. En medio de todos ellos, Courbet pinta un paisaje de su Franco-condado natal, mientras una modelo y un niño lo miran pintar. De hecho, el nombre completo del cuadro que pinta es L'Atelier du peintre. Allégorie réelle déterminant une phase de sept années de ma vie artistique et morale. Al de los bostezos el nombre se le hace interminable. Al pintor, se le queda corto. Un vitalista, Courbet. 

Proudhon busca también su lugar, el del crítico en su caso, el de la distancia crítica, un sitio mental. El bueno de Proudhon, el primero que se hizo llamar anarquista, sale mal parado de esta experiencia teatral, que lo pinta como un santurrón laico, un sensiblero-cerebral, qué mala combinación. Un anarquista de centro, remata Courbet.

La modelo también busca su lugar. El que le conceden es consabido y no le basta. Y el cuarto personaje, un tabernero, el menos importante y tal vez el más logrado, tiene ganado de antemano su lugar: es el lugar común. Aparece hacia el final de la pieza con una botella de mirabelle, una terrine de pâté y un queso del Franco-condado (todo aquí es del Franco-condado, menos la modelo, que es parisina, lo que explique tal vez alguna cosa). Y provoca con su aparición y su mirabelle y su queso y su pâté un súbito subidón del humor de los presentes que apaga el penúltimo bostezo del tipo de la última fila.

Posté par Josepepe à 18:38 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : ,

mercredi 4 janvier 2017

El rey que llegó tarde

El Reino, 8

Mateo es el único evangelista que habla de ellos: «De Oriente vinieron a Jerusalén unos magos preguntando por el rey de los judíos que acababa de nacer».

El evangelista no dice que fueran reyes. Tampoco dice Mateo que fueran tres ni que se llamaran Gaspar, Melchor y Baltazar. Son las imágenes, fueron los pintores quienes los coronaron.

Lo cierto es que venían de lejos, de Oriente, y no eran judíos. Esos nombres les fueron dados en el siglo V cuando el número tres pasó a ser canónico para hacerlo coincidir con los regalos que traían, oro, mirra e incienso. 

En los relatos legendarios los reyes magos llegaban a ser doce o más y en la Edad media era común la historia del cuarto rey que llega tarde a la cita con el Mesías. Michel Tournier cuenta que ese cuarto rey venía de Mangalore y quería regarle a Jesús el mejor dulce turco de pistacho y se había perdido buscando la receta. Así fue como llegó 33 años tarde a la cita, en el propio momento en que Jesús y sus apóstoles se acababan de levantar de la última cena, y como traía hambre y sed bebió del vino y tomó del pan que sobraba en la mesa y fue así sin saberlo el primer cristiano que comulgó. 

10_02

Andrea Mantegna, La adoración de los magos, fines del s. XV. Texto adaptado del Dictionnaire amoureux de la Bible, de Didier Decoin.

Posté par Josepepe à 18:48 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , , ,

mardi 3 janvier 2017

Atrapa y aparta

Muere John Berger. Ya hay suficientes obituarios en la prensa, así que mejor lo recuerdo con un relato mínimo, tomado de este libro.

Un hombre atrapa una rata que le come el pan, la observa detenidamente y la libera en el campo. Al día siguiente caen dos. Parecen ignorarse entre ellas pero cuando las libera escapan en direcciones opuestas. Otro día cae una rata vieja que se cuelga cabeza abajo con su cola aferrada al techo de la trampa. Cuando la libera, se aleja zigzagueando. Al hombre, las ratas le hacen pensar en canguros, por la fuerza de las patas traseras y la manera como usan la cola para apoyarse y saltar. Un día cae una rata gorda que pare en la trampa nueve ratillas peladas. Al día siguiente el pan amanece intacto y el hombre deja de cazar ratas.

C1PCoLfXcAET3KY

Posté par Josepepe à 22:48 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags :

dimanche 1 janvier 2017

Alegría en el corazón

Miel en los labios, melodía en el oído, alegría en el corazón, como propone Bernardo. Y para los ojos, qué. La lectora de Corot y su lectura. Y el taller del pintor y su pintura para el niño que mira. Feliz año.

408980corotcamille014

Courbet_LAtelier_du_peintre-2

Posté par Josepepe à 13:04 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , ,