Si yo fuera pintor —y bien que me gustaría serlo— pintaría el Descanso en el jardín de Getsemaní a la manera del paso de Salzillo. Con tres apóstoles durmiendo a los pies de Jesús: el joven Juan a pierna suelta, Santiago con el sueño pesado y el viejo Pedro con un ojo abierto. Las tres edades del hombre.

laoracion_huerto_3[1]

Entiendo que la escena tiene lugar la noche anterior a la Pasión. Jesús siente que llega su hora y se recoge en Getsemaní. «Aparta de mí ese cáliz, reza, pero hágase tu voluntad y no la mía». Y mientras los apóstoles duermen, un ángel baja a reconfortarlo.

No le falta nada a esta escena, pensé mirándola hace un par de días en Murcia, es pura humanidad concentrada y desplegada.

Creo que el ángel no está en los evangelios, pero no vamos a poner en duda su presencia, sobre todo cuando vemos que Salzillo hizo de él el punto alto del conjunto, tanto así que es por el ángel que se conoce este paso. No lo sé a ciencia cierta, pero presumo que al ángel lo han añadido los pintores. Si yo fuera pintor, por lo tanto, al ángel lo pintaría vestido con un chándal rojo.