mardi 26 janvier 2010

El dilema

Diario de Uagadugú (2)

En un muro bajo está pintado el retrato de una novia vestida de blanco. El trazo es ingenuo pero el resultado está bien conseguido. Alguien ha puesto a secar encima de la novia un trapo. La novia del trapo.

En la reunión de la mañana todos están conectados, menos yo. Luego vamos a comprar a un supermercado para blancos. Incluso las cajeras son blancas. Hace tiempo que no daba limosna. Me llevo la mano al bolsillo, sopeso las monedas y las doy.

A la hora de la cena, en el Gracias, alguien habla de una marcha de travestidos en Bombay, vaya tema. Los senegaleses cuentan entonces de un travestido que murió en Senegal y fue enterrado en su pueblo natal, pero el pueblo obtuvo que lo desenterraran y se lo llevaran lejos, a un eriazo. Les digo que al lado de los travestidos senegaleses los intocables hindúes son privilegiados, y se ríen de buena gana. Como son musulmanes, se ríen de la gracieta y no a causa de la cerveza, como yo. A propósito de la cerveza, me levanto a mear, abro la puerta del baño y veo que el cocinero se está duchando allí dentro.

Después del desayuno (té, galletas, mermelada), lavo la camisa y la tiendo en el balcón. Desde donde veo al vecino haciendo la colada. Es un buen ejercicio hacer la colada, hay que ver cómo trabajan los músculos. En Europa los gimnasios están llenos de máquinas, mientras que África es un gimnasio a cielo abierto, precisamente porque no abundan las máquinas. Tampoco hace falta la secadora. No ha pasado media hora y la camisa ya está seca.

También he visto que las salamanquesas son una familia extendida, una tribu. Anoche se paseaba por los muros del cuarto una pareja y se permitía hacer ruido cuando entraba y salía por los caños del aire acondicionado. Otro que hizo ruido fue el vecino (no el de la colada), que llegó tarde y dando voces, probablemente con mucha cerveza encima (ojalá se convirtiera al islam). Me quedo un rato despierto respirando el aire apestoso del difusor anti zancudos y sintiendo cómo se va instalando el dolor de cabeza. El viejo dilema de la canción de Veloso: el insecto o el insecticida.

DSC05221

Posté par Josepepe à 19:30 - Commentaires [5] - Permalien [#]
Tags : ,


lundi 25 janvier 2010

El hombre del avión

Diario de Uagadugú

Desde el fondo del avión, antes del despegue, comienzan a oírse los lamentos de un hombre. Yo no he hecho nada, grita. Está atado a su sitio y a cada lado hay un policía. Algunos pasajeros intentan un tímida queja (c'est inadmissible...) pero la mayoría callamos porque estamos como ausentes o nos limitamos a echar alguna mirada y a decirnos que ya habrá tiempo para enviar un reclamo por escrito a la compañía aérea. Por los parlantes una azafata pide unas vagas disculpas. Mientras el avión está sobre la pista -tarda en despegar- el hombre gime y da voces. En cuanto se produce el despegue, calla y parece dormir, lo que permite a los policías pasearse por el fondo del avión charlando con la tripulación. Cuando desembarcamos en Uagá, el hombre todavía está ahí.

Sobrevolamos los Pirineos y el arrière-pays catalán cubiertos por la nieve, la costa levantina y la Mar menor. Y después de la travesía del Mediterráneo, sólo vemos desierto y más desierto, tanto desierto que por momentos parece ser la mar serena. Hasta que asoma el río Níger y los verdes arrozales de su ribera.

Una familia de africanos desembarca a mi lado. "Llegamos a Burkina Faso, África", dice el niño mayor, empinado sobre sus cortos años. El padre lleva un terno de buen corte, una kufiya al cuello, y un pasaporte austriaco en la mano. Como es él, y no la madre, quien carga a un niño de pecho, alguien bromea con él sobre ese detalle. "Hemos venido a provocar", responde.

En el apartamento que ocupo veo que me han adoptado un par de mascotas. En la cocina hace guardia una cucaracha y por detrás de la cortina asoma una salamanquesa, que soporta mi mirada y el fogonazo del flash. No se mueve, pero tampoco escapa.

Por la noche, cenando tilapias en una terraza de la avenida, vemos desfilar a los vendedores. Uno vende huevos, otro gallinas de guinea, otro lámparas que brillan en la oscuridad, otro afiches con la cara de Cristo salvador, que también brilla. A este último debí fotografiarlo. Tan negra su cara y su Cristo tan blanco.

Los gatos dan cuenta de las sobras que caen de los platos y las cabras se disputan el papel con el viento. Impresiona la cantidad de gente que se mueve. Sólo se están quietos los que comen, los que quieren comer tienen que moverse.

DSC05401

Posté par Josepepe à 14:03 - Commentaires [4] - Permalien [#]
Tags : ,

vendredi 15 janvier 2010

Voy y vuelvo

Estoy en Uagadugú. Saludos.

Posté par Josepepe à 17:00 - Commentaires [7] - Permalien [#]
Tags : ,

mercredi 13 janvier 2010

Haití

La pobreza y su aliento de hiena. Terremotos de una intensidad en torno a 7 grados, como el haitiano, Japón ha sufrido ocho en el último lustro, y han dejado un saldo de una veintena de muertos.

Es imposible contar ahora las víctimas del terremoto de Puerto Príncipe, que el primer ministro haitiano estima en más de cien mil.

Posté par Josepepe à 19:55 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags :

lundi 11 janvier 2010

Evo habla de Eva

El diario del Gobierno boliviano Cambio publica una entrevista con Evo Morales. Se trata de una entrevista 'íntima', en la que Morales se extiende sobre su relación con la comida, con el fútbol y sus propios sueños.

El que fue niño pastor de llamas y dirigente sindical cocalero se muestra a sí mismo a través de la descripción de los platos que tomaba entonces y aprecia ahora. Una suerte de Como agua para chocolate del estadista soltero.

EM

Porque Evo Morales está soltero. Al punto que en un emotivo momento de la entrevista confiesa que si una vez tuvo ganas de casarse fue a causa de  la cebolla: 'Porque cuando pico la cebolla me hace llorar'.

Pero el joven Morales desechó la idea de casarse porque, cuenta, 'le interesaba más la pelota que las chicas: '¿Este Evito, por qué se creerá tanto? Seguramente porque tiene harta llama, decían las chicas. A mí me gustaba el fútbol, a ellas la fiesta'. Ahora que es Presidente, juega al fútbol con los militares: 'A los 50 años ya no se puede alcanzar a los subtenientes, a los tenientes. Pero cuando juego con coroneles, yo soy estrella en el partido', afirma, contento. 

Morales se extiende también sobre los sueños. Sus propios sueños cuando niño: 'Estaba caminando ahí, he visto víboras, víboras, víboras, tantas víboras, gruesas, pequeñas, delgadas, grandes, y finalmente me paro, y por debajo de donde estoy parado había víboras. Yo no sabía dónde pisar y empecé a llorar. Entonces, asustado, llorando, despierto y de verdad estaba llorando. Y yo le comenté a mi madre: Mamá, me he soñado así, con víboras, tantas víboras, chiquititas, grandes, gruesas, delgadas, no me dejaban caminar. Mi madre decía: Evito, te va a ir bien en la vida, vas a tener platita, no te va a faltar platita'.

'Mis sueños tienen muchos aciertos' confiesa Morales. 'Por ejemplo, para tener plata o para perder plata. Para tener plata, estoy como niño y si el niño hace sus necesidades, tengo plata. Muy interesante los sueños, yo creo en mis sueños'.

Ayer justamente estuvimos comiendo en casa de unos amigos belgas que regresaban de un viaje por Bolivia. (Qué bien comimos en Bolivia, nos decían. Y nosotros: qué bien se come en vuestra casa). Morales es un presidente atípico y despierta marcados sentimientos encontrados, nos confiaban. Lo confirma en esta entrevista, donde no duda en contar que estuvo a punto de caerse de la cama y que 'se sueña' como niño haciendo sus necesidades.

Posté par Josepepe à 14:00 - Commentaires [9] - Permalien [#]
Tags : ,


dimanche 10 janvier 2010

La cháchara

Bon

Se me acaba de despertar una inquietud. Cerca de aquí, en el zoológico de Plaenkendaele, los monos viven en islas separados de los visitantes sólo por canales que ni unos ni otros osarían franquear. Pues bien, con estos hielos los monos pueden escapar patinando.

___________________

Las cifras son abrumadoras. Según La Repubblica, los italianos son los campeones absolutos de la cháchara (la chiacchiera). Poseen un teléfono móvil y medio por persona (pero yo conozco a varios que tienen cuatro) y en 2008 hablaron 97 milliardi di minuti por el móvil y moviendo las manos.

La Nación de Buenos Aires afirma por su parte que se han descubierto en Argentina restos de dinosaurios con 190 millones de años. A la cifra bonaerense le quitaría yo tres ceros y se los cargaría a la romana.

Posté par Josepepe à 12:30 - Commentaires [10] - Permalien [#]

samedi 9 janvier 2010

La cara

Sopla viento noreste, de manera que de aquí no me muevo para comentar esta columna de Arcadi Espada.

Yo no llevo burka sólo porque me cruce en mi barrio con alguna señora que se cubre la cara. Faltaría más. Por estos días, la cara nos la cubrimos todos, moros y cristianos, el frío muerde las orejas. La civilización que predica Arcadi Espada será la mediterránea. Al norte del Rin, en invierno, hay que cubrirse la cara, o se te cae a pedazos.

Y contrariamente a lo que afirma, en Bélgica el velo no está prohibido. Lo quiere prohibir el partido prohibicionista pero aún no lo logra. En Francia tampoco.

'La prohibición lleva a la radicalización, como sostienen Brion y Van Parijs. Las musulmanas se han ido convirtiendo en objeto de un conflicto que busca determinar cómo conviene que se vistan. ¿Es tan difícil entender que la descalificación de sus padres y hermanos y de su religión invita a cien Antígonas veladas a levantarse, como en la obra de François Ost. Cien Antígonas que, forzadas a someterse a una prohibición percibida como arbitraria y humillante, exhibirán el velo con más ardor, sino con más extravagancia?'.

No desaparece la mujer que va debajo del velo, claro que no. Sigue allí y me dice que me ve, y que yo no puedo verla, o sólo cuanto ella decida.

Los fundamentalismos se miran a la cara, como suele ocurrir. Uno le impone a la mujer cubrirse antes de salir a la calle. El otro, descubrise en cuanto sale. A ver cuándo la dejan en paz.

Posté par Josepepe à 16:00 - Commentaires [8] - Permalien [#]
Tags : ,

La cena

La ciudad está a oscuras a pesar de la nieve, y apura el paso, corre. Es la hora de la cena que, por ser viernes, traerá fish sticks, croquetas de puré y mousse de chocolate, mientras el telediario irá soltando las nuevas: en Frameries acuchillan a un muchacho por un lío de faldas. Pero si las chicas ya no llevan faldas, ni menos aun en invierno, o bien las llevan encima de los pantalones. Luego será jugar un rato a la playstation y a la cama, a soñar cosas raras.

2

Posté par Josepepe à 14:40 - Commentaires [1] - Permalien [#]

jeudi 7 janvier 2010

El invierno

En la ventana bebe el herrerillo el agua del hielo derretido por el calor de la casa.

DSC04864

Posté par Josepepe à 08:40 - Commentaires [4] - Permalien [#]
Tags : ,

mercredi 6 janvier 2010

Error, error, la fecha, la fecha

En

Mi tío, mientras escucha la radio, no puede evitar 'verle' la cara a los personajes. El habla es lo que tiene, que transmite indicaciones sobre las manías del locutor.

Como en razón de las restricciones presupuestarias los mismos entrevistados de la radio aparecen también en la tele, luego resulta que el flaco era gordo y la vieja era joven.

__________________

Introduce la tarjeta bancaria en la ranura y la pantalla relampaguea: Error, error, la fecha, la fecha.

El primero de enero del 2000 un bug iba a no dejar títere con cabeza. No pasó nada. Hasta ahora, diez años más tarde, en que las máquinas se hacen un lío para reconocer la fecha 01 01 2010.

Es verdad que es rara.

_________________

En 2009, mi tío no fue ni una sola vez al cine. Ahora, en siete minutos se lo ha visto todo. Desde Lo que el Viento se llevó son todas iguales.

Posté par Josepepe à 09:30 - Commentaires [1] - Permalien [#]
Tags :