lundi 4 octobre 2010

El talón de Aquiles

Retazos turcos (y 3)

Resulta que Heródoto, el padre de la historia, el padre de las mentiras, nació en Bodrum. Saber esto me da alas. Menteur qui vient de loin un beau jour se couronne dicen los gabachis. Mentiroso que viene de lejos un buen día es coronado.

Where do you come from? Así como el personal ferroviario pregunta, venga o no venga al caso, adónde va uno, los turistas y los vernáculos siempre preguntan de dónde uno viene.

Bueno, pues, allí de donde vengo hace frío y adonde voy hace calor. Tan sencillo como eso. Y esto porque cuando el mundo se congeló, en aquella época tremenda que llaman de las glaciaciones, ese rincón de la costa turca fue el único hasta donde el hielo no llegó, convirtiéndose en un arca de Noé. En un talón de Aquiles al revés.

CDF

Caspar David Friedrich, Acantilados de cal en la isla de Rügen

Posté par Josepepe à 11:50 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : ,


dimanche 3 octobre 2010

El sueco de los cojones

Retazos turcos (2)

Recuento de los libros en manos de los veraneantes. Gana ampliamente Los hombres que no aman a las mujeres, de Stieg Larsson, ése a quien Montano llama 'el sueco de los cojones'. Una señorita lee, por su parte, Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus. Qué manía tiene la gente con estos detalles. Basta darse una vuelta por el campo para comprobar que la naturaleza es bastante más explícita que los libros. Las deyecciones del conejo macho son redondas y las de la coneja hembra ovaladas. Ahí tienes. El caso del corzo y de la corza es aún más flagrante.

Me pierdo en conjeturas sobre las causas de estas diferencias. Las consecuencias caen por su propio peso.

C

Posté par Josepepe à 22:50 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : ,

samedi 2 octobre 2010

Se llama Como tú

Retazos turcos (1)

A los árabes en Sudamérica los llaman turcos. Los primeros árabes llegaron a América desde el Oriente próximo con un salvoconducto turco en la mano, la región estaba ocupada entonces por los otomanos. El descubrimiento de América por los turcos llamó irónicamente a un relato autobiográfico Jorge Amado, brasilero de origen libanés. Leyendo a Pamuk, se entera uno de que los turcos llaman árabes a los negros.

La geografía sirve para hacer la guerra, la etimología está compuesta de escaramuzas y los gentilicios son armas arrojadizas. Las naciones se dan a si mismas nombres narcisistas y, en contrapartida, le atizan con un calificativo despectivo a la tribu de enfrente. Húngaro viene de ogro y búlgaro produjo bujarrón. Andaluz es vándalo, berebere es bárbaro, eslavo es esclavo y hay más. En germánico, wal quiere decir extranjero, los valones se autoaplicaron el calificativo. Y la muchachada de origen turco y magrebí de Bruselas, por su parte, nos llama flamencos a todos por parejo. Así las cosas, ya parece haber bastante pena perdida  como para insistir en el viejo juego del nosotros contra ellos e intoxicar a la gente con monsergas étnicas, como dijo Sarkozy.

El lenguaje sexual siempre es revelador, me dice S. No sé cómo dirán los turcos 'al griego'. Los griegos lo llaman 'el otomano'. Quedé de preguntar a Osman o a su novia. Lo llamarán 'vienés', contando con que el sultán sitió Viena sin conseguir tomarla.

En fin, menos filosofía y más etimología. ¿Cómo se llama aquí?, preguntó el conquistador. Yucatán, respondió el indio. Y la península ésa se llamó Yucatán. Que en lengua vernácula quiere decir 'no entiendo la pregunta'. Lo que me lleva de cabeza a recordar a los perros galgos de Pencahue, que se llamaban Cuál y Como tú. ¿Cómo se llama el perro? El perro se llama Como tú.

M

Murillo, Niño con perro

Posté par Josepepe à 13:07 - Commentaires [2] - Permalien [#]
Tags : ,

vendredi 1 octobre 2010

El invierno

Diario de Turquía (y 7)

De a poco me voy desprendiendo de la costa turca. De la costra turca. Despellejándome.

Ya me queda poco por contar. La expedición a la isla griega de Cos. Le prometí a la amiga Phryne que escribiría sobre Grecia. (Ella no me lo pidió, yo se lo prometí). Además, será una buena manera de cerrar un diario turco, hablando bien de Grecia.

Pero ahora me doy cuenta de que no tengo mucho más que decir. Una niña cruza a nado la frontera turco-griega para celebrar la paz entre los pueblos. Tarda una hora y media en franquear los seis kilómetros que median entre Bodrum y Cos. El ferry la hubiese llevado en media hora, a la que hay que agregar el trámite de inmigración. Bodrum la turca, con sus casas blancas, parece más griega que la propia Cos, que parece, a su vez, canaria, como si estuviésemos al otro extremo de Europa. Los griegos, por su parte, parecen más llevaderos que los turcos. Impresiones de fin de semana.

Que cabría asentar comentando algún manuscrito de Sócrates.

Desde Bodrum, volvemos al otoño belga en un avión donde no cabe ni un maleducado más. Que llega a Zaventem de madrugada, media hora antes de que estalle una huelga intempestiva de controladores aéreos.

La mejor definición del otoño belga la da mi vecino: J'en ai marre de l'hiver et l'hiver n'a pas encore commencé.

Ya no aguanto el invierno y el invierno ni siquiera ha comenzado.

DSC07880

 

 

Posté par Josepepe à 00:30 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : ,

mardi 28 septembre 2010

Las estrellas

Diario de Turquía (6)

Reformatorio, sanatorio, cuartel, barco, isla, todas las metáforas caben en un hotel, sobre todo si éste tiene muchas habitaciones.

Nos despiertan las voces de las mucamas que comienzan el día riendo y limpiando. Son muy jóvenes, casi unas niñas. A la hora del desayuno, y por la noche, durante a la cena, es el turno de los camareros. Son jóvenes también, la mayoría han venido desde la Anatolia rural a trabajar a esta costa turística. Donde aprenden rudimentos de inglés y de alemán con la terapia del full contact. No sé qué me ha pedido, pero en seguida se lo traigo.

Los húespedes son jubilados normandos con sobrepeso y unas cuantas parejas en luna de miel. Que ahora caben muchas lunas en una vida, al contrario de lo que afirmaba Paul Bowles en El Cielo protector. Y la miel está barata, a pesar de que, como temía Einstein, escasean las abejas.

Estamos en Asia, pero entre los húespedes opera el European agreement: Ojos que no ven, corazón que no siente. Piense lo que quiera siempre que no me mire.

Este hotel al que me refiero tiene muchas estrellas. Las estrellas, como se sabe, están extintas pero brillan. O sea que no sé si hay que quitarle una por el olor que sube a veces de los caños, o dos por lo que demora en irse el agua de la bañera. La dirección por su parte practica el marketing otomano: o sueltas la pasta o te pego en la mano.

Está muy bien donde está, eso sí. Lo digo por la mar serena. Por la risa de las mucamas.

DSC07818

Posté par Josepepe à 18:06 - Commentaires [2] - Permalien [#]
Tags : ,


dimanche 26 septembre 2010

El Pichu Pichu

Diario de Turquía (5)

No todos los turcos se llaman Osman, me dice Osman. Así se llame Osman el protagonista de tu novela. Que, además, no tiene bigote. Los turcos somos 73 millones (3,7 en Alemania) y 37 etnías (y los kurdos, pero otro día hablamos de los kurdos). Todos musulmanes, salvo un puñadito de sefardíes, de armenios, de arameos. Y, atención, hay muchísimos, innumerables turcohablantes en un arco geográfico amplísimo, que va de China a Moldavia. Ese pueblo chino que Kouchner llamó yogures, son turcohablantes. O sea que prudencia y discernimiento. Este país va de Asia menor a mayor, y fue la tierra de Heródoto, de Homero, de Tales de Mileto. Todos los turcos no se llaman Osman ni llevan bigote. Todos tienen nombre de califa o de sultán, eso sí. También el autor de tu novela.

Osman sabe mucho de Turquía y de geografía. Tres de las siete maravillas del mundo antiguo estaban aquí a dos pasos, el Mausoleo de Halicarnaso, el templo de Artemisa en Éfeso y el Coloso de Rodas. Pasa Osman revista a las otras cuatro, ninguna muy distante, y luego enumera las siete mavavillas del mundo moderno, elegidas vía internet hace un par de años. Se van alejando, ya hay tres en Sudamérica, me dice. El Cristo ése brasilero, de la segunda no me acuerdo y la tercera, el Pichu Pichu.

_____________________

En el café, le doy un vistazo a la prensa turca. Parecen tabloides ingleses, pero en ilegible. Ahí está, sin embargo, actualizada, la historia de Oriente y de Occidente. La bisagra entre ambos mundos, como me la llamó Montano. El Imperio y la República, el laicismo, el islamismo. El Galatasaray, el bazar de Estambul, la Otan y Alejandro Magno. Los hombres la leen en silencio fumando y bebiendo té o café, y luego la comentan a voces. Cuando se aburren, echan su partida de trictrac.

hurriyet

Hablando de la prensa, los periodistas. Yo creía que el primero en pagar el pato había sido el mensajero del emperador. Pero no, hay uno anterior, un periodista de la prensa del corazón, el cuervo blanco. Apolo se enamoró de Koronis. Koronis se enamoró de otro. El cuervo blanco corrió a contárselo a Apolo. Apolo se encolerizó y lo maldijo. El cuervo blanco quedó retinto. Así hasta hoy, y hay que ver cómo grazna.

Y la última por ahora, que es domingo y estamos de vacaciones: Nos leen, dicen, albricias, nos leen los que son, a su vez, muy leídos. Menudo meme. A ti no te lee nadie, me dice mi tío. Qué suerte tienes.

Posté par Josepepe à 17:57 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : ,

samedi 25 septembre 2010

Sin puntos sobre las íes

Diario de Turquía (4)

Hasta ahora me iba bien con el turco, con la lengua turca, quiero decir. Ya sabía decir taksi, bazar, otel, avukat. Pero hete aquí que mi amigo MM me puso al tanto de que la turca es una lengua con armonía vocálica. Este es un concepto. Quiere decir que las vocales del sufijo se armonizan con las vocales del radical. Comparte el turco ese carácter con el manchú y el murciano.

Bien. Resulta que hoy me he enterado de que el asunto no termina allí. Que el turco posee una vocal específica, la i sin punto. Dame un ejemplo, le digo a mi informante.

Me mira de arriba a abajo y diagnostica: Al macho, al chulo, en turco se le llama kazak (atención, palíndromo). Y kilimik (cuasi palíndromo) a su opuesto, al tipo humano que en Chile llaman orejeado, en México mandilón y en España no lo llaman de ninguna manera porque no lo hay. Las tres íes de kimilik no llevan punto.

En fin, que con el turco voy de a poco. Como el pavo de Nasrudín, todavía no lo hablo pero ya lo pienso.

 

DSC07876

Posté par Josepepe à 18:13 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : ,

vendredi 24 septembre 2010

El factor 45

Diario de Turquía (3)

En un extremo de la playa, en el único rincón que queda disponible entre las playas privadas de los hoteles, está la playa pública. Es pequeña, incómoda y está sucia. En ella se bañan tres mujeres, vestidas, con sus niños pequeños. Uno de ellos, pequeño, sí, pero ya circuncidado, se aleja de su madre, que lo llama. Todos los turcos se llaman Osman, porque así los llaman sus madres.

_______

Sube a toda velocidad un coche hacia lo alto de la colina. El conductor lleva a una pareja de novios y al fotógrafo. Van a tomarse fotos para el álbum de la boda, a la hora de la puesta de sol entre las dos bahías, una de cada lado de la colina, a la luz del poniente. Pero van un par de minutos tarde. El sol ya se ha ido. Si todo va bien, vuelve mañana. Cae la noche. Alzan el vuelo los murciélagos. Presagio.

Todo es presagio, el cielo, la gente. Los novios apurados, atrasados, también son presagio.

__________

 

El turismo es una torta de merengue. Lo que chorrea de la torta no es mucho pero para algo alcanza. Otro chorreo que provoca el turismo es el del bloqueador solar. Los peces y las algas de las costa empalidecen en la misma medida en que los turistas nos despellejamos. Cómo no, si la mar costera está compuesta a mitad de agua y a mitad de bloqueador factor 45.

DSC07548

 

Posté par Josepepe à 22:10 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : ,

mercredi 22 septembre 2010

El monaguillo

Diario de Turquía (2)

Cuando yo era monaguillo en los Escolapios, durante la misa el cura carraspeaba y leía una epístola de San Pablo a los efesios. Nunca me pregunté entonces quiénes eran los efesios. Hasta hoy, a la hora de entrar por la puerta de la ciudad de Efeso, o de una de las varias ciudades que Efeso han sido, la hitita, la helénica, la romana, la bizantina, la turca. O de lo que queda en pie de ellas, lo que han puesto en pie los arqueólogos.

Por el aforo del teatro de Efeso, se calcula que en su apogeo en la ciudad vivían 250 mil personas. No sé cuántos seríamos los que hoy visitábamos sus ruinas, pero lo cierto es que desbordábamos del teatro y de las termas, del ágora, de los templos, del gimnasio, de la biblioteca, del burdel.

Los arquéologos calculan que el tiempo echa diez centímetros de tierra cada siglo encima de todo cuanto se mueve. O sea que si hago como hizo Buda, me siento y no me muevo más, dentro de una era habré desaparecido del todo.

Como hizo la Virgen, de bien curiosa manera, elevándose a los cielos desde esta tierra de Efeso, hasta donde llegó de la mano de Juan, y en donde vivió los años de su vejez. Su hijo lo pasó muy mal en la cruz y, cómo no, dudó hasta de su propio padre. Con todo, tuvo la suerte de tener a sus pies a su madre, a su mejor amiga y a su mejor amigo. Qué más quisiera uno. A su madre y a su amigo les dijo: Esta es tu madre, este es tu hijo. Y Juan, él único de sus discípulos que se atrevió a estar a los pies de la cruz, cumplió con el precepto y adoptó a María como madre y se dejó adoptar pon ella. Y juntos vinieron a Efeso y aquí murieron.

No demoraron mucho los efesios en transformar el culto a Artemisa, diosa de la fertilidad, de las flores y de las abejas, de la flora y de la fauna, en culto a María. Del templo de Artemisa, una de las siete maravillas de la antigüedad, sólo queda en pie una columna en cuya cúspide anida cada año la misma familia de cigueñas. En esta época del año, ya se han ido rumbo al Magreb.

57305897

Posté par Josepepe à 23:03 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : ,

mardi 21 septembre 2010

La pelota

Diario de Turquía

Hoy es 21 de septiembre. Es curioso que el otoño escoja un día tan veraniego para comenzar. Leo Half of a Yellow Sun, una novela de la nigeriana Chimananda Adichie. Como se sabe, sólo leo libros escritos por mujeres que tienen nombre de flor. Cuando supo de ese detalle, la Calia dijo que aún quedaba una esperanza para ella. Y queda, equívocos como ése fundan un libro.

Tiempo atrás escuché hablar a Chimananda y me cautivó su expresión. Pero en cuanto abrí la novela me dio apuro, a ver si me quiere contar los Cien años de soledad centroafricanos. Avanzo, sin embargo, en su lectura, incluso si los personos son hasta ahora demasiado superguay para mi gusto.

Así, hasta que Ugwu, el niño mucamo, se niega a botar unas flores de plástico que adornan el jarrón del salón. Su ama se dice: It came with never having had much, the inability to let go of things, ever things that were useless. Por mi parte, abomino de las flores de plástico, pero no las boto. Como dice mi tío, asco le tengo al poto pero no lo boto.

Todo lo que recuerda la historia del Tito, su mujer y su hijo pequeño en una aldea no de Nigeria sino de Costa de Marfil. No sabiendo qué hacer con los pañales usados del pequeño, se alejaron cuanto pudieron por el campo y los depositaron al pie de un árbol, en la creencia de que la naturaleza haría su trabajo. En cuanto volvieron a la aldea vieron que los niños estaban felices jugando a la pelota. Con los pañales.

DSC07479

Posté par Josepepe à 22:30 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : ,