lundi 2 mars 2015

El funeral

El affaire del anuncio en falso por parte de la AFP de la muerte de Martin Bouygues, propietario de la cadena de televisión francesa TF1, me recuerda otro por el estilo, a otra escala, provocado por una señora muy querida.

Estaba en su casa una apacible tarde de sábado cuando recibió una llamada de su hermana menor. Había ocurrido un accidente de tráfico terrible y había muerto la hija de Horacio. Por la precipitación de su hermana y su propia conmoción, la señora entendió que había muerto Horacio. Se dieron cita en la iglesia donde se celebraría el funeral y ella quedó encargada de dar la mala noticia al resto de sus hermanas. Son muchas, una docena. A todas llamó para avisar que había muerto Horacio.

Cuando la señora llegó a la puerta de la iglesia y vio con pasmo que la recibía Horacio en persona, juntó valor y, como pudo, le dio el pésame. Un pésame genérico, inespecífico, porque, si Horacio estaba vivo, ¿quién había muerto entonces? 

Una a una fueron llegando las hermanas, solas o con sus hijos y maridos, y en la cara de todas podía verse cómo asomaba la estupefacción al ser acogidas por el supuesto fallecido y la incertidumbre subsiguiente: entonces, ¿de quién era el funeral, quién estaba allí, en aquel ataúd, frente al altar?

Cuando llegó por fin la hermana menor y ocupó un lugar entre todas ellas en la iglesia, gracias a unos discretos cuchicheos y a unos frotamientos de antenas consiguieron por fin descifrar el enigma. Y serenarse. Las carcajadas nerviosas las dejaron para más tarde.

Source: Externe

Óleo de Edvard Munch

Posté par Josepepe à 05:05 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags :


samedi 27 janvier 2007

Otras palabras

Domingos de antes, largas caminatas por la tierra redonda, domingos de ahora, o de por ahora, demorada inspección del cielo desde la ventana buscando la dirección de los aviones. Así como el sábado fue promesa de alegría, como cantó Vinicius, así sea la alegría de Alfonso Alcalde, que era alegría provisoria, al ver caer el domingo se instala la melancolía. De todos los adjetivos que ha recibido ese sentimiento en vías de extinción me quedo con el que le dio Roberto, melancolía artificial. Alegría provisoria y melancolía artificial, palabras de marinero en tierra, morriña gallega, saudade lusa, añoranza castellana, enyor de los levantinos, ay pena penita pena de Andalucía. Es domingo y me vuelve a la memoria un soneto que leí hace treinta años y nunca más volví a encontrar, del que he olvidado todo salvo el nombre: Un domingo sin Delia.

melancolia

Melancolía, Edward Munch, 1899

Posté par Josepepe à 15:17 - - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , , ,