samedi 28 mai 2011

El pueblo Facebook

AZuckerberg, el dueño del garito de al lado, se lanza un desafío cada año: 2008, llevar corbata a diario; 2009, aprender chino; 2010, ser vegetariano; 2011, comer sólo animales que mata con sus propias manos. El primero ha sido una langosta, escaldada en agua hirviendo. Espero que la haya acompañado con una ensalada de pepinos.

 

____________

Nafissatou Diallo para los fulani es un nombre como cualquier otro, como llamarse Marta Sánchez entre nosotros, más o menos. El caso es que desde que se supo que el nombre de la víctima presunta de DSK era ése, las numerosas Nifassatou Diallo han visto la foto de su perfil Facebook reproducidas por la prensa diaria, como si ésa fuese la cara de la doncella mancillada por el fauno. El famoso affaire ha sorprendido a todo mundo -descontando a Putín y a Sarkozy-, sin embargo que la película es antigua. Se llama La felicidad golpea nuevamente.

____________

La crisis explicada a los ceporros.

Posté par Josepepe à 12:17 - Commentaires [6] - Permalien [#]
Tags : , ,


dimanche 6 décembre 2009

La sinopsis

Veo en la radio que han inventado un aparatito para las personas que sufren de mala memoria, mi tío sin ir más lejos. Se trata de una cámara que va filmando cuanto ocurre. En caso de duda (no te ofendas, tía, pero ¿yo era tu primo o tu sobrino?), un vistazo a la pantalla y hágase la luz.

Antes se usaba para estos efectos la lista de la compra, el pense-bête, el Moleskine en el caso de Montano. Pero en plena era de las pantallas, verlo será más claro que leerlo, más sensorial, más instantáneo.

Espero que el aparato tenga también una función 'sueños nocturnos' con la que se puedan grabar las imágenes oníricas. Y a la hora de la siesta, ver la sinopsis.

Ecran

______________________________________

Nos venden el Facebook como un lugar donde hacer amigos. Y luego resulta que la gente interesante no tiene amigos sino fans.

______________________________________

De dónde le vino a la cabeza esto a este hombre? De aquí no más, pues.

Posté par Josepepe à 15:50 - Commentaires [1] - Permalien [#]
Tags : , ,

dimanche 11 octobre 2009

Mi vecino ahora es 'twitterer'

Mi vecino ahora es twitterer y trabaja para un diputado. Este gana todas las elecciones a las que se presenta (y se presenta a todas) y sabe que para ganar las próximas y las subsiguientes tiene que estar en Twitter, en Facebook y donde manden. No tiene mucho que decir y no sabe usar un ordenador, pero se ha comprado una base de datos y ha contratado a mi vecino, quien lo acompaña a las inauguraciones y a las reuniones con una blaqueberri desde la que informa a los seguidores y amigos del diputado, que se cuentan por miles. Mi vecino es informático e informado, pero tiene cero seguidores en Twitter y cero amigos en Facebook. Bueno, cero no, uno tiene.

Tweet This Post

Posté par Josepepe à 12:05 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , ,

jeudi 1 octobre 2009

El otoño

Temporada de otoño en Face, como lo llaman en el tren.

________________________

Buenas noticias del frente cultural: un payaso ha sido enviado al espacio y el tango a formar parte del patrimonio inmaterial de la humanidad. En ambos casos, ya tardaba. Otros espectáculos de otoño : las celebraciones chinas, la caza de la rata en Bangladesh y el vuelo de los estorninos.

5210_1199920876052_1169441134_30634660_3371966_n

La foto es de Miguel Ángel Larrea

Posté par Josepepe à 11:21 - Commentaires [1] - Permalien [#]
Tags : ,

mardi 2 juin 2009

Borges, entrevista en Facebook

Borges

B
orges ya no da entrevistas. Es una pena, porque las daba buenas.

Más de una vez he contado que intenté entrevistar a Borges, en marzo de 1983, en Buenos Aires. Entonces yo era joven y él era viejo. La juventud tiene cura, la vejez no tiene. A falta de poder entrevistar a Borges, puedo entrevistar a Sam, quien sí entrevistó a Borges. Sam vive en Washington, yo vivo en Bruselas y Borges ya no vive en Ginebra. El mundo es pequeño y Facebook es grande.

Sam: La pregunta es si recuerdo las noticias que traían por esos días los diarios argentinos. No, no lo recuerdo, ni recuerdo haberlos leído.

Pero te acuerdas de Buenos Aires.

Claro, cómo no me voy a acordar. Íbamos a Buenos Aires a ver las películas que no llegaban a Santiago, a las librerías y a los cafés abiertos a las cuatro de la mañana, a esas confiterías llenas de porteños gritando cosas importantes. Íbamos, entonces no nos daba vergüenza usar palabras grandes, a la civilización. Y también porque el viaje es pura posibilidad, cualquier cosa puede pasar, desde que se enamore de ti la mujer más increíble hasta que secuestren el avión unos terroristas chiítas y termines aterrizando en la ciudad sagrada de Qom. O que la entrevista con Borges sea inmortal, llena de declaraciones espectaculares. ¡Que te cuente que va a publicar su primera novela! ¡O que confiese que Borges no existe! Que es una creación colectiva, que los libros los escribe un grupo de matemáticos y filósofos y literatos y que el pobre actor que sirve como envoltorio para Borges es un triste asalariado...

¿Te fue fácil conseguir la entrevista?

Yo era fanático de Borges, de saberme párrafos de memoria y poemas enteros. Me había conseguido su número de teléfono y lo había llamado por si las moscas, y sí. No lo podía creer, estaba recién salido de la facultad, llevaba menos de un año trabajando y ya iba a entrevistar a Borges, en exclusiva para la revista Bravo. Claro que cuando lo llamé le dije que llamaba del suplemento literario del Chicago Tribune.

¿Cómo era el departamento de Borges, en la calle Maipú?

Lo que mejor lo describe es que pasaba inadvertido. Me abrió la puerta la empleada, que se llamaba María, y entonces conocí a Beppo. Borges tenía un botón del marrueco suelto, lo que le daba un aspecto poco prolijo.

Le preguntaste su opinión sobre Dios, presumo.

—Claro. Borges dijo que sí, que Dios, pero que él no podía creer en un Dios personal. Qué quiere decir con un Dios personal, le pregunté. ¿Es lo mismo que un Dios antropomorfo? Y le molestó la pregunta, porque no le gustó la palabra antropomorfo.

A continuación le preguntaste por el Papa.

Sí, y dijo que no tenía opinión, porque no le interesaban los funcionarios.

Apuesto a que también le preguntaste por Pinochet.

Cuando le pregunté por Pinochet y las dictaduras militares, dijo: «Todos somos cómplices, todos somos víctimas».

Y cuando tuve que dar vuelta la cassette para seguir grabando las palabras del viejo, por error apreté play en vez de record y, como tenía la grabadora a todo volumen, estalló una canción de Police, y el pobre Borges pegó un salto con el que casi llegó al techo. ¿Te imaginas que se hubiera muerto de un ataque al corazón por culpa mía y de la voz de Sting?

Me imagino. ¿Y cómo terminó todo?

—Borges daba entrevistas tupido y parejo a cuanto pelafustán se lo pidiera porque le gustaba conversar. Hablaba bien, con frases bien articuladas, no había que editarle nada. Cuando se me acabaron las preguntas, no había durado ni una hora la entrevista, el viejo me preguntó por mi apellido y se largó a hablar sobre su origen. Quería conversar, pensar en voz alta, por fin lo empezaba a pasar bien después de tanta pregunta. Y yo, tontorrón, nervioso, desatinado, no supe escucharlo, sentí que lo había molestado mucho rato y que adiós y gracias, Borges, fue un honor y un privilegio haberlo conocido. Cuando él quiso hablar en vez de llenar un formulario periodístico, yo no me supe salir del libreto.

La entrevista fue publicada con el poco imaginativo título de Laberinto de espejos, en una revista que ya no existe.

__________________________

La foto es de Miguel Ángel Larrea

Posté par Josepepe à 19:30 - - Commentaires [10] - Permalien [#]
Tags : ,