jeudi 28 octobre 2010

El acurrucado

E

Reading the Newspaper, Nikolai Fechin, 1916

Mi tío tiene la costumbre de escribir en el periódico que va leyendo. Y cuando lo acaba, lo deja por ahí olvidado. No hace como los gatos, que entierran sus deposiciones. El asunto es que encuentro un diario de la semana pasada emborronado de su puño y letra. Como se sabe, un diario añejo apesta. Pero los apuntes de mi tío lo traen de vuelta a la vida, perfumado de aftershave.

Kim Jong Nam, el primogénito del líder norcoreano Kim Jong Il, se manifiesta contrario a la transmisión hereditaria del poder a su hermano menor, Kim Jong Un. La democracia tiene buen pronóstico, apunta mi tío. De donde menos se espera le aparece un aliado.

Serbia, candidata oficial a la Unión europea. Éramos muchos y parió la abuela.

Un millón de firmas contra los OGM. Caca de mosca. Cien millones de semillas de girasol de porcelana desplegadas por el artista chino Ai Weiwei en Londres. ¿Quieren números? Ahí tienen.

En el capítulo belga, junto a la foto de Bart De Wever tomándose unas gofres, se lee que el palindrómico pueblo de Ellezelle esconde el tesoro de los templarios. Si no es por un manuscrito de Sócrates, ¿por qué arruinarse la espalda?

En la página del tiempo, Holyday on Ice.

En la de ciencias naturales, que han descubierto una nueva especie de mono. Tiene la nariz respingada y estornuda en cuanto empieza a llover.

Lo mejor está al final: La Literary Review premia a la peor descripción de un acto sexual publicada en el año en curso. Una firme candidata es ésta :

'Esa noche me acurruqué entre sus brazos y ella me calmó. Esa noche necesitaba egoístamente de todo el amor de Cherie. Y yo lo devoré para darme fuerzas como un animal que sigue su instinto'.

Joder con el acurrucado.


jeudi 22 avril 2010

El babuino

Llega la noche al desierto de Karoo. Los babuinos cesan de alimentarse y observan la puesta del sol. En los ojos del mono más viejo se dibuja la melancolía. Nunca más, se dice.

2

Posté par Josepepe à 10:24 - Commentaires [3] - Permalien [#]
Tags : , ,

dimanche 25 octobre 2009

La cola del mono

_46069499_monkey

El pequeño mono me mira...
¡Quisiera decirme
Algo que se le olvida!

Días atrás Montano colgó este haiku del mejicano Tablada, que me recordó la frase del profesor B. en Fresas salvajes: 'Hay algo que quiero decirme y no quiero escuchar'.

El profesor B. habla de los sueños y Pepe piensa en el mono. Cuando era joven soñó que andaba un mono por la habitación, de la que pronto salía. Abría la ventana y allí estaba el mono, en la acera, mirándole y riéndosele. Lo comentó con una amiga, quien le hizo esta interpretación express: Tú tienes un problema y el problema se ríe de ti. Ajá.

Si te quedas solo en el desierto, los guijarros te serán proyectivos, los astros, lo que haya a mano, los dedos de la mano. Si te quedas solo en la selva, en la selva de las imágenes, quiero decir, todo te será proyectivo y sobre todo el mono. El mono es el ser proyectivo por antonomasia.

Pepe le imita, sin éxito.

Posté par Josepepe à 14:12 - Commentaires [1] - Permalien [#]
Tags : ,

samedi 5 septembre 2009

La burka

Una legisladora belga pretende imponer la prohibición del uso de la burka (rejilla) y de la nicab (ranura) en el espacio público (y en las piscinas, de la burkina y del niquini).

Como siempre, la cosa es al revés. Se debería promover su uso. Santo remedio contra la epidemia de gripe.  Burka, distancia y unas gotas de desinfectante, por ahí es por dónde va la cosa.

____________________

Mono_madre_hijo

Ninna nanna >

Posté par Josepepe à 10:01 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : ,

vendredi 4 septembre 2009

Las mujeres públicas

Silvio, yo no me ocupo de tus cosas privadas, de la crisis, de la Constitución, de la ética. Esos son hechos privados. Yo hablo de las cosas públicas, de las putas.

_______________________________

Confirmado: los monos entienden el japonés.

Posté par Josepepe à 20:39 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : ,

mercredi 2 septembre 2009

El monneken pis

Este blog sigue la actualidad de los primates a través de una sección llamada 'La vida sentimental de los monos'. Ha llegado el momento de actualizarla puesto que un mono tuvo a bien mear al presidente de Zambia (.zb), don Rupiah Banda. La acción se produjo en los jardines del palacio presidencial de Lusaka durante una conferencia de prensa que remonta a junio de 2009. Tras la tregua estival (?), el Presidente ha decidido coger al mono por la cola y expulsarlo lejos de los jardines de su palacio.

Mi tío Pepe suele contar un chiste según el cual don Otto llegó de improviso a su casa y encontró a su señora fornifollando en el sillón con su amigo don Federico. Don Otto decidió entonces cortar por lo sano y vendió el sillón.

________________________________

Otro que bien mea en África es el Manneken Pis >

________________________________

Otro que sobresale es este esquilo >

Posté par Josepepe à 12:05 - Commentaires [6] - Permalien [#]
Tags :

jeudi 5 mars 2009

La leche

Un cliente pregunta desde México: ¿Es comestible la carne de mono?

A que sí. Y también la leche. De postre.

Posté par Josepepe à 20:40 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags :

lundi 22 décembre 2008

Manos de monos

Monos_trompos

No llegan aún las manos del último mono hasta el trompo y ya juegan con él.

Posté par Josepepe à 23:23 - - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : ,

dimanche 31 juillet 2005

Congo

Fue un pintor precoz. Lo grueso de su obra lo llevó a cabo entre los dos y los cuatro años de edad. Se llamaba Congo.

Desmond Morris, el biólogo autor del célebre Mono desnudo, lo adoptó y lo llevó a vivir a Londres, donde sus cuadros fueron expuestos a mediados de los años cincuenta y donde hoy la casa Bonhams pone a la venta tres de sus pinturas. Como Morris pintaba, Congo se interesó naturalmente por los pinceles, aprendió a pintar y se decantó pronto por un estilo próximo al expresionismo abstracto, usando colores contrastados y trazos vigorosos.

Morris cuenta que Congo pintaba con mucha concentración, nunca sobrepasaba los límites del papel y protestaba enérgicamente si le quitaban la hoja antes de haber terminado. Según su amo, «probaba nuevas ideas y motivos, combinando aventura y seguridad, novedad y familiaridad, como hacen los artistas humanos». Una vez que daba por terminado un cuadro, eso sí, se desinteresaba por completo de él, tal como los niños pequeños. Lo suyo no era la reflexión estética, lo suyo era pintar.

Tanto así que Morris llevó a Congo a la emisión Zoo Time de la BBC, para solaz de cerca de tres millones de humanos telespectadores, y organizó la ya citada exposición con sus mejores pinturas y dibujos. La leyenda cuenta que Picasso quiso comprar uno de sus cuadros y que Dalí sostuvo que Congo pintaba con más humanidad que Jackson Pollock, el iniciador del action painting.

Federico Engels, quien escribió, apoyándose en las ideas de Carlos Darwin, El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre, no se hubiese sorprendido al ver los cuadros de Congo colgados en una galería londinense. Todos los elementos de su propuesta estaban allí reunidos: mono y hombre, papel y trabajo.

Lo cierto es que los humanos vamos admitiendo poco a poco, algunos a regañadientes, la humanidad de los animales, aserto que Nicanor Parra, un adelantado en esta y otras materias, hizo suyo hace varios lustros. Un reciente estudio universitario en Gran Bretaña, reproducido por The Sunday Times, confirma que las ovejas son amistosas y enamoradizas y que se entristecen cuando sus amigos o amantes son conducidos al matadero. No hay pastor que no lo sepa, pero no todos los humanos tenemos la suerte de ser pastores.

Para volver a Congo, nadie sabe si pudo pintar hasta el fin de sus días en su bucólico hogar londinense o si acabó como atracción de feria o miembro de la familia de chimpancés acróbatas del circo Las Águilas humanas.

La suerte de los conejillos de Indias no siempre es envidiable. Rosa Montero, defensora de la dignidad de los primates, cuenta la historia de una chimpancé a quien un científico enseñó el lenguaje de signos utilizado por los sordomudos. Cuando el científico debió cerrar el laboratorio por falta de fondos, la mona acabó en una jaula del zoológico local, donde los cuidadores y algunos distraídos visitantes se sorprendían al verla repetir incansablemente unos mismos gestos. Un día pasó frente a la jaula un visitante que comprendía ese lenguaje y pudo entender el mensaje que la mona repetía sin cesar: «Sáquenme de aquí».

La Nación, 21 de julio de 2005

Posté par Josepepe à 00:47 - - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags :