vendredi 31 octobre 2014

¿Y lo mío, lo mío, lo mío, qué?

Montano me recuerda la carta de Savater a su madre, aquejada de alzheimer, que abre su autobiografía. En las visitas que Savater hacía a su madre, una compañera de achaques de ésta se sentaba al fondo de la sala de visitas y proclamaba a voces: ¿Y lo mío, lo mío, lo mío, qué? 

Me recuerda también unas líneas sobre la enfermedad terminal de Cioran, el propio alzheimer. A pesar de haber perdido la cabeza, Cioran habló francés hasta el final, tal como había decidido hacer medio siglo antes. La prueba de que se puede perder la cabeza manteniendo la cabezonería.

Pero qué raro será perder la conexión con la memoria, apartarse del propio pasado y quedarse aislado en el presente. No sé si previendo un momento como ése, Perec levantó, en Me acuerdo (de las cosas comunes), su lista de recuerdos olvidados. Tal vez esa sea la tarea de cada cual, pasar revista a su lista mientras no se borre del todo.

Hoy el diario publica el resultado de un estudio según el cual los flavonoides contenidos en el chocolate devuelven al hipocampo del sexagenario una lozanía propia del trentenario. El estudio, eso sí, fue financiado por una marca de chocolates y debería llevar su nombre, creo yo, Ferrero-Rocher o Mon chéri.

Source: Externe 

Posté par Josepepe à 23:00 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , ,


samedi 2 juin 2012

Yo soy Napoleón

« Aún está vigente la verdad esencial de la novela decimonónica: para salir del nicho, sólo cabe ser Napoleón », Montano dixit. Verísimo. Y aquí estamos los que no osamos. La figura del loco imperial llena las revistas ilustradas de segunda mano. El loco al uso hoy, en cambio, es un caníbal de ambiente gótico que desprecia la dimensión histórica. Antes se nos iba la olla en grupo y acabábamos en el exilio. Hoy, el loco hace lo justo para salir en el Sun y en Lun.cl porque en seguida lo consigue. A mi tío, sin ir más lejos, cuando niño lo vistieron de Napoleón y lo subieron al escenario para que cantase esto que sigue. Luego anunciaron al siguiente. Como parece que la canción no está en la red, la copio aquí para que el que busque encuentre:

Yo soy Napoleón, Napoleón.
¿Por qué reís, por qué reís?
¿Dudáis acaso de que soy yo Napoleón?
¡Ya admiraréis de mi brazo el empuje atronador!
¿Por qué reís, dudáis, repito,
De que soy yo Napoleón?

N

SD y Émule

Posté par Josepepe à 12:25 - Commentaires [5] - Permalien [#]
Tags : , ,

samedi 14 mai 2011

Flores de Miraflores

Anoche se debatía en lo de Sheriff Lobo a propósito de la anglosajonización por la vía botánica de los novelistas hispanos. Pero, mira, depende. Mira Marías, ni una mísera brizna de hierba en sus trece novelas. Y mira Mario, en cambio, tan anglófilo como Marías, y es capaz de escribir así:

«Todavía no había edificios en el Miraflores de comienzos de los años cincuenta, barrio de casitas de una sola planta o a lo más dos, de jardines con los infaltables geranios, las poncianas, los laureles, las buganvillas, el césped y las terrazas por las que trepaban las madreselvas o la hiedra, con mecedoras donde los vecinos esperaban la noche comadreando y oliendo el perfume del jazmín. En algunos parques había ceibos espinosos de flores rojas y rosadas, y las rectas, limpias veredas tenían arbolitos de suche, jacarandás, moras y la nota de color la ponían, tanto como las flores de los jardines, los amarillos carritos de los heladeros de D'Onofrio, uniformados con guardapolvos blancos y gorrita negra, que recorrían las calles día y noche anunciando su presencia con una bocina cuyo lento ulular a mí me hacía el efecto de un cuerno bárbaro, de una reminiscencia prehistórica».

F

Flor del árbol del suche de Miraflores, plumeria, frangipanero o flor de los templos

Posté par Josepepe à 13:45 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , ,

dimanche 6 février 2011

El arte de Uriarte

Diarios (1999-2003) de Iñaki Uriarte, fue tal vez la mejor lectura de Montano en el ya lejano 2010. Me lo envió cariñosamente, junto a otros libros, al filo del 2011, y desde entonces ha sido mi única lectura y relectura de este 2011. También la mejor.

Es un libro de citas. Uriarte tiene el arte de citar con naturalidad, que es el mayor y el mejor de los artificios. Incluso sabe autocitarse, lo que ya es decir. Como carezco de esa gracia, pongo aquí unas cuantas citas no literales en forma de temario incompleto.

U

(Corregido y aumentado)  

Los libros

Los buenos libros funcionan siempre.

Con lo fácil que es no escribir un libro malo.

El humor

El humor demasiado explícito es como el maquillaje excesivo en una mujer. Mihura a Mingote al terminar Melocotón en almíbar: «Ahora le estoy quitando los chistes».

Escribir de mal humor. Corregir de buen humor.

Supongo que, a fuerza de abusar del buen humor, acabas por tener un mejor humor.

La lectura

Leo lo que sea.

Leer el periódico hasta la última coma, o prescindir absolutamente de él.

La lectura en silencio la descubrió San Ambrosio.

Cómo me agarro a la lectura, hasta acabar medio mareado, cuando no estoy bien.

Los columnistas (qué charlatanes)

Escriben porque tienen que ganar dinero llenando su columna cada día, con lo que sea.

Ortega: «Dudo mucho que en ningún porvenir próximo vuelva el paisaje alpino a conquistar nuestra preferencia».

La cárcel

Lo peor de la cárcel es tener que estar constantemente acompañado.

Las ideas

Karl Kraus: «Hay imitadores que son anteriores a los originales. Cuando dos tienen una idea, ésta no pertenece al primero que la tuvo sino al que la tiene mejor».

Machado: «Nunca estoy más cerca de pensar una cosa que cuando he escrito lo contrario».                                       

El mar

Monnier: «Tal cantidad de agua roza el ridículo».

El terremoto

Renard: «Le informan de que es un terremoto y que todo un barrio de la ciudad ha quedado sepultado. Ah, dice, me tranquilizáis. Pensé que sufría un mareo»

El moleskine

Foucault se interesó por los hypomnemata: «Cuadernos de escritura o anotaciones que se generalizaron durante la época de Platón». Hasta esta simpleza tuvo que inventarse alguna vez.

Laconismo

Valéry: «Entre dos palabras semejantes, escriba la más corta». (Antilaconismo: esta cita está repetida, p. 10 y 141).

Distancias

Todo texto se encuenta situado entre el ¡que se sepa esto! del escritor y el ¡y a mí qué! del lector.

Chamfort: «Aquel que se encuentra justo en el medio, justo entre nuestro enemigo y nosotros, nos parece que está más cerca del enemigo».

El misterio

Clément Rosset cuenta esta historia: Un impresor hereda el negocio de su padre. Al día siguiente del funeral, al hacer arqueo de la imprenta, encuentra un sobre en que dice: «No abrir». Respeta estas palabras y resiste seis años sin abrirlo. Por fin, no puede más y un día lo abre. Dentro encuentra un montón de etiquetas destinadas a los clientes en las que pone «No abrir».

La playa (Elogio de la playa)

Las playas desiertas están desiertas porque no hay chicas.

La voluntad

Tener voluntad es hacer cosas que no te apetece hacer.

El egoísmo

Autolimosna. Hobbes consideraba el egoísmo como la esencia del ser humano. Y, sin embargo, daba limosna a los mendigos. La alegría del mendigo lo ponía contento a él mismo, por lo que se trataba de puro egoísmo.

Estados Unidos

El país donde más se trabaja, donde más diferencias de riqueza existe, donde hay menos cobertura social. Y, sin embargo, el supuesto paraíso al que quieren acceder los emigrantes de todo el mundo (menos yo).

Continuará...

Posté par Josepepe à 22:50 - Commentaires [9] - Permalien [#]
Tags : ,

lundi 14 décembre 2009

Historia personal del boom

FD

Posté par Josepepe à 02:11 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : ,

jeudi 22 janvier 2009

El culto mamario

Cuenta José Antonio Montano que, en la serie Roma, cuando muere César, una mujer le acerca una teta para devolverlo a la vida. Se trataría, según Al59, de un ritual de origen egipcio en el que el difunto se convierte en hijo adoptivo de Isis. Y ya se sabe que con Egipto César Augusto tuvo un lío.

El caso es que la teta que nutre a César moribundo lleva de una teta a otra, como era de esperar, y me hace acordar de un par de ellas. La primera me la contó mi tío Pepe, de cuando él trabajaba como dependiente de una zapatería. Llegaron dos gitanas a curiosear entre los zapatos y Pepe, que ya estaba escarmentado con ellas, las puso en la puerta. Airada, una de las gitanas se sacó un pecho y lo bautizó con un chorro de leche en la cara.

La segunda la he visto yo. Se rinde en la Patagonia culto a una mujer que llaman la Difunta Correa. Está mujer habría muerto en un accidente caminero pero su criatura habría sobrevivido prendida a su seno. La gente, los camioneros principalmente, le rinden culto como a una virgen y dejan en el lugar botellas de agua para calmar la sed de la Difunta.

Sobre la Difunta, Montano apunta, con razón, que la madre muerta alimentando al bebé con su leche aún viva resulta ser lo contrario de la teta póstuma de César: en el caso de la Difunta, la muerta es la amamantadora, y el vivo el amamantado.

En fin, irán apareciendo nuevas variantes del culto mamario. A ver si éste se convierte en secta y beneficia de un anatema.

Por lo pronto, aquí está el himno, su estribillo. Vaca profana, según Veloso. En portugués y español.

'Dona das divinas tetas
Derrama o leite bom na minha cara
E o leite mal na cara dos caretas'

'Vaca de divinas tetas
La buena leche toda en mi garganta
La mala leche para los puretas'.

Posté par Josepepe à 19:14 - - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , , ,