mardi 2 août 2005

Socorro

En el futuro, los diarios serán escritos para analfabetos, dijo en su día Lord Salisbury. Vamos bastante bien encaminados.

En esa misma dirección apunta Darío Ossés en La Nación, de Santiago de Chile : « Si en cuatrocientos años más algún lector ocioso entrara a la hemeroteca de la Biblioteca Nacional y abriera los diarios faranduleros de nuestro tiempo, no entendería nada ».

No resulta necesario ir tan lejos en el tiempo, basta con moverse en el espacio y el resultado es el mismo. A menos de cuatrocientos kilómetros de Santiago, los mendocinos no entenderán por cierto ni una sola palabra de los titulares santiaguinos. Les pasa también a los chilenos del extranjero. Además de no tener derecho a voto ni transmitir la nacionalidad a sus hijos (desfilan los gobiernos y las reformas constitucionales, pero ellos siguen donde mismo), no entienden los titulares de los diarios.

Y no los entienden, porque no ven la tele. O no ven la misma tele. Porque los titulares de los diarios faranduleros hacen referencia mayormente a lo que muestra la pantalla chica, la caja tonta, la loca de la casa, llámese como se quiera.

Un primer titular avisa que según el estudio « Chilescopio 2005 », lo que más hacen los chilenos es ver televisión y ésta es la actividad que prefieren. El sondeo revela también que la lectura y las manualidades son las actividades que los encuestados realizan con menor frecuencia. En un contexto más amplio, el 57% asegura que se siente feliz o muy feliz.

Felices mirando la tele. Y comiendo cecinas. Porque nos enteramos por otro titular que el consumo per cápita de cecinas llegará este año a 13 kilos, lo que representa un total de 210 mil toneladas, según la encuesta semestral del Instituto Nacional de Estadísticas.

Es decir que los chilenos gastan buena parte de su tiempo viendo la tele y se comen cada año un cuarto de su peso en salchichas. Claro que, como dijo Le Tellier, el 63,7 % de las estadísticas son falsas.

En el caso de la tele, el adagio aplicable sería « Ojos que ven, corazón que siente ». En el caso de las cecinas, la cosa es al revés.

Tres titulares, para ir redondeando :

« Subastan en internet parche de ojo de Moshe Dayan ». Este titular se entiende a medias pero da un asco absoluto.

« Sujeto muere en labores de aseo en edificio ». Se desprende que el « sujeto » era aseador. De haber sido animador de televisión, otro gallo le cantaría.

Y el último : « Longueira: "Si yo no gano en la senaturía por Santiago Oriente me voy para la casa" ». No tengo idea de quién será este señor pero, por mor de sus declaraciones, comprendo que su señora, los niños y el servicio doméstico voten por él e incluso que hagan intensa campaña en su favor. Que lo elijan para el Senado de la República, cuanto antes, o bien que desreformen la Constitución y lo designen senador de por vida. De lo contrario, se nos viene para la casa... Por el desdén con que lo dice, afírmense el perro y el gato, el hamster, el pez de la pecera y las alegrías del hogar que cultiva el jardinero para la señora. Si pierde, el caballero se nos viene para la casa. Socorro.

La Nación de Santiago de Chile, 12 de agosto de 2005

Posté par Josepepe à 19:53 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , , ,