jeudi 26 mai 2011

El mechón

En Bélgica se discute si Ryanair hace bien cortando un mechón de cabello a sus azafatas y a sus azafatos para verificar si se han fumado o no un porro antes de subir al avión. Para comprobar si han quedado como avión, como dicen en Chile. No debería discutirse de estas cosas porque la legislación belga las prohíbe. Prohíbe someter al personal a tales pruebas denigrantes, quiero decir, porque fumarse un porro recreativo la ley sí lo consiente. Y al que no le guste, que no se lo fume. Ryanair afirma que sí puede, porque su personal está sometido a la legislación laboral irlandesa, que lo autoriza. La discusión se desvía entonces a este nuevo terreno: ¿Puede un trabajador estar sujeto a la legislación laboral de otro país? Bueno, uno sí, desde luego, unos cuantos también, las necesarias excepciones. Pero, ¿pueden estarlo miles de ellos? La complejidad social impone estos bruscos desplazamientos del terreno de la discusión y, de paso, facilita la inevitable aparición de categorías huidizas como la mundialización y otros referentes abstrusos. Lo que permite de paso que cabritos como el patrón de Ryanair consigan lo que persiguen. En aras de la complejidad social se consienten las más abusivas simplezas y los adocenados pasajeros nos vamos haciendo más tontos de lo que ya éramos antes de dejarnos conducir por Ryanair, lo que ya es decir.

___________

El conductor del tren deja abierta la puerta de su cabina y el pasajero del primer asiento a la izquierda puede ver los botones y pasar los cambios, bocinar a la entrada del túnel y saludar con un gesto de la mano al colega que conduce el tren que viene en la otra dirección. Hay mañanas así, que van sobre rieles.

M

Marina Fedorova, En el tren

Posté par Josepepe à 18:00 - Commentaires [2] - Permalien [#]
Tags : ,


lundi 18 avril 2011

Contando con que el Pisuerga pasa por Valladolid

Mucho había dicho que no me subiría nunca a un Ryanair. Tanto así que ayer me subí al primero, que me trajo de Charleroi a Valladolid, contando con que el Pisuerga pasa por la ciudad. Dejo para otro día las razones por las que no. A las muchas que expone esta señora, todavía le faltan las 14 principales. La razón por la que sí es que el Pisuerga pasa por Valladolid.

Finalmente el avión salió a la hora y el vuelo resultó más agradable de lo esperado. También porque me esperaba lo peor. El avión iba buscando el oeste, tenía el sol en la ventanilla y además se reflejaba en el metal del ala. No traía lectura, porque sólo consienten una maleta con diez kilos. Había tenido que eliminar lo prescindible, la toalla, los largavistas, los chocolates. De los libros siempre se dice que son imprescindibles, de manera que lo último en caérseme de la maleta fue mi Uriarte anotado por los bordes.

Como no traía lectura, digo, me leí un reportaje de la revista de a bordo sobre un trekking nudista de seis hombres, una mujer y una perra en los Alpes austriacos. Y el primer capítulo de Cien años de soledad. D me había encargado la edición que tenemos en casa, la número 26 de Sudamericana, de julio de 1971, con la portada de Vicente Rojo. Si le quitas los adjetivos, se queda en un cuentecillo, como el del dinosaurio. Los pantanos son desmesurados y los ríos tormentosos. Los mares, incógnitos; los territorios, deshabitados; las conjeturas, asombrosas. Qué charlatán. Los prodigios son misteriosos; las novelerías, alocadas y las tetas descomunales. Esta es la manera de contar para vender cantidubi, como hacen los macondianos y también los mc ondianos, que venden a tutiplén.

Pisuerga

Nacimiento del Pisuerga

Posté par Josepepe à 11:11 - Commentaires [3] - Permalien [#]
Tags : , , ,