samedi 13 mars 2010

Caos calmadito, la película

Tiempo atrás leí Caos calmo, la novela de Sandro Veronesi, y escribí sobre ella aquí. En Fuimicino compré la película y anteayer la vi. Está varios Astis por debajo. Es un clásico éste de encontrar el libro mejor que el filme a la salida del cine o en el blog, pero así no más es.

CC

La película tiene un par de aciertos visuales, faltaría más: la aparición de Roman Polanski en la persona de Steiner, el gran patron ebraico, que no suelta ni una sola palabra pero colma la pantalla con su menuda presencia. Nani Moretti se las arregla bien encarnando a Pietro, qué menos. Moretti funcionaría incluso en una película conceptual, de ésas en que se mueve el escenario mientras los personajes se están quietos. También la moza del perro y el propio perro no dicen ni una palabra en sus varias apariciones pero ambos son muy guapos, incluso más que en la novela.

Pero las relaciones entre las personas, que en la novela son siempre interesantes cuando no son súper interesantes (lo que se juega entre ellas y lo que parece que podría llegar a jugarse), en la película son desabridas.

Una explicación numérica para el demérito: una novela como Caos calmo tiene más de cien mil palabras mientras que un guión de película anda por las diez mil. El paso de la novela al celuloide dependerá de cómo funcione el embudo.

Hay libros que se prestan para ser contados en el formato del cine y hay directores que saben hacerlo. Caos calmo debería haber dirigido y actuado el propio Veronesi. Yo le encuentro cara de Pietro.

Otra conclusión zopenca es que no debería uno leer el libro antes de ver la película. O, derechamente, no debería uno ver la película después de haber leído el libro. O, si no se resiste ni a lo uno ni a lo otro, abstenerse de todo comentario.

Posté par Josepepe à 13:23 - - Commentaires [3] - Permalien [#]
Tags : , , ,


dimanche 3 mai 2009

Delete

Dice aquí que, de haber existido internet y la telefonía móvil, los enredos más célebres de la literatura no hubiesen tenido lugar. Lo cierto es que antes no había tales canales y ahora los hay, y tanto resuelven enredos como los crean. El enredo de Mañana en la batalla piensa en mí pasa por el contestador automático. En Caos calmo hay un enredo incubando en el correo electrónico de la mujer (que, como la protagonista de Mañana..., acaba de morir). El hombre  no puede dejar de abrir el correo de la difunta y leer el primer mensaje, que resulta ser tan desaforado que el hombre decide borrar todos los que siguen.

Por mi parte, he oído relatos sobre suicidas que pulsan delete y desaparecen para siempre.

Posté par Josepepe à 17:50 - Commentaires [2] - Permalien [#]
Tags : ,

dimanche 12 avril 2009

El perro

En Caos calmo hay una historia con un perro negro. No voy a contarla porque es larga y difícil de resumir y, sobre todo, porque la gracia no está en la historia sino en la manera cómo está contada.

Leyéndola, me acordé de la historia de un muchacho amigo de mis hijos que fue a vivir a Rio de Janeiro donde pronto se encontró una novia. La primera vez que fue a buscarla a su casa, un departamento en un veinteavo piso, ella lo hizo pasar y le presentó a sus padres y a su perro. A continuación fue a su habitación a arreglarse y el muchacho quedó en el salón jugando con el perro. El juego consistía en tirarle una pelota que el perro atrapaba. Así, hasta que la pelota dio un bote en falso y salió despedida por la ventana, el perro saltó detrás de ella y desapareció en el vacío. De más está decir que el noviazgo no sobrevivió a la prueba de la pelota.

Posté par Josepepe à 18:33 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , , ,