mercredi 21 août 2013

Diario de astrofísica

Noches de luna llena. No es fácil dormirse mirando la luna a través de la ventana abierta. Pero me dormí.

En el tren matinal, los que se duermen son los jóvenes. Tal vez estuvieron despiertos durante la noche a causa de la luna. Los niños, que van de excursión con sus madres en estos últimos días de verano, están en cambio bien despiertos por la mañana y miran a los adormilados con los ojos muy abiertos. El sol de levante entra por las ventanas del vagón y nos deja a todos, niños, jóvenes y viejos, chapoteando en la luz.

El diario describe unos chorros de gas estelar lanzados a una velocidad tremenda, mayor que la del tren. Una estrella se forma al parecer en el hemisferio sur, un chorro orientado hacia la Tierra, el otro en la dirección contraria, y nubes de polvo rodean al nuevo astro. Un orgasmo celeste a plena luz del día y a espaldas de la luna llena.

V

Óleo de Vincent Van Gogh

Posté par Josepepe à 21:21 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags : , ,


jeudi 26 mai 2011

El mechón

En Bélgica se discute si Ryanair hace bien cortando un mechón de cabello a sus azafatas y a sus azafatos para verificar si se han fumado o no un porro antes de subir al avión. Para comprobar si han quedado como avión, como dicen en Chile. No debería discutirse de estas cosas porque la legislación belga las prohíbe. Prohíbe someter al personal a tales pruebas denigrantes, quiero decir, porque fumarse un porro recreativo la ley sí lo consiente. Y al que no le guste, que no se lo fume. Ryanair afirma que sí puede, porque su personal está sometido a la legislación laboral irlandesa, que lo autoriza. La discusión se desvía entonces a este nuevo terreno: ¿Puede un trabajador estar sujeto a la legislación laboral de otro país? Bueno, uno sí, desde luego, unos cuantos también, las necesarias excepciones. Pero, ¿pueden estarlo miles de ellos? La complejidad social impone estos bruscos desplazamientos del terreno de la discusión y, de paso, facilita la inevitable aparición de categorías huidizas como la mundialización y otros referentes abstrusos. Lo que permite de paso que cabritos como el patrón de Ryanair consigan lo que persiguen. En aras de la complejidad social se consienten las más abusivas simplezas y los adocenados pasajeros nos vamos haciendo más tontos de lo que ya éramos antes de dejarnos conducir por Ryanair, lo que ya es decir.

___________

El conductor del tren deja abierta la puerta de su cabina y el pasajero del primer asiento a la izquierda puede ver los botones y pasar los cambios, bocinar a la entrada del túnel y saludar con un gesto de la mano al colega que conduce el tren que viene en la otra dirección. Hay mañanas así, que van sobre rieles.

M

Marina Fedorova, En el tren

Posté par Josepepe à 18:00 - Commentaires [2] - Permalien [#]
Tags : ,

lundi 3 janvier 2011

Tres colores

Vamos con mi tío a comprar pan y vino a la tienda bio. La dependienta tiene los ojos intensamente verdes. Se ve en la mirada que nunca ha comido carne.

__

La tormenta de nieve arrecia, los camiones recolectores no consiguen llegar hasta las granjas lecheras. Los productores vierten la leche acumulada sobre el campo nevado.

__

Bucólico momento en el tren. Una añosa señora borda flores rojas sobre un mantel. Un tipo instala su equipaje en el compartimento superior, la nieve acumulada entre las ruedas de la maleta comienza a derretirse. Como al Charlot de Pasolini (aquél que deja caer los huevos sin quebrarlos), las gotas caen cerca de la labor sin mancharla.

Posté par Josepepe à 20:02 - Commentaires [2] - Permalien [#]
Tags :

mercredi 12 mai 2010

El parque central

Los pasajeros se duermen a la ida y despiertan a la vuelta, entremedio trabajan sus 7h30 y hacen sus recados. Intermitentemente intercambian opiniones sobre la litera del gato, leen el diario, leen superventas (Las ardillas del parque central están tristes los lunes por la mañana), escuchan tambores sordos en el MP3, en circunstancias que para sacarse una canción de la cabeza, lo mejor es silbarla.

Los mozos comprueban que llevan el peinado convenientemente de atrás para adelante, se mueven como Cristiano Ronaldo ante la zaga rival. Algunos son orgánicos, otros contienen organismos genéticamente maltratados.

Dos asientos más allá, dos señoras han resuelto el problema que pone toda conversación: hablan ambas simultáneamente.

Para neutralizarlas, mi tío desenreda los hilos de sus audífonos inalámbricos, mientras su vecina se deja trabajosamente resolver por el crucigrama: Locos completamente normales (siete letras). Incluso un joven canoso lee la Psicopatología de la vida cotidiana.

  S

Posté par Josepepe à 12:00 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags :

mercredi 17 mars 2010

La primavera

46516815

Por la tarde, en el tren, la señora de la derecha lee un libro que se llama Avant le printemps mientras que su vecina de la izquierda lee otro que se llama Après le printemps. Ambas llevan gafas. Son muy parecidas, pero se ignoran.

Aparte de las dos señoras, un señor fornido lee La route, de Cormac McCarthy. Seguramente vio la película y le entraron ganas de leer el libro. O se está preparando para ir a verla.

En los trenes, la gente ya no sólo se ensimisma en sus pensamientos o en la contemplación del paisaje. También se resta de los demás de otra manera, deja el cuerpo ahí pero la de arriba la pone en otra parte, entre la música que suena dentro de su cabeza y los audífonos que impiden que la música escape.

Fuera hace un aire que recuerda la primavera. Vendrá de las Cevenas, o de los Monegros.

Posté par Josepepe à 14:33 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags :

lundi 19 octobre 2009

Veinte años

En el tren, una matrona se sienta frente a mi tío y lo saluda.

-Te acuerdas de mí, le pregunta, estudiamos juntos hace veinte años.

-Qué tal, responde éste, se te ve muy bien.

-Veinte años, quién lo diría.

En la siguiente estación, la mujer se levanta.

-Será hasta dentro de veinte años, se despide cortésmente.

Posté par Josepepe à 22:30 - Commentaires [2] - Permalien [#]
Tags : ,

jeudi 3 septembre 2009

La jaula

La muchacha es muy guapa. Habla por el móvil con su madre. Pasa el controlador y le reclama su título de transporte. La muchacha se lo tiende, sin dejar de atender a su madre a través del teléfono. El controlador le hace notar que lo ha completado con lápiz y que debe hacerlo con bolígrafo. La muchacha le dice que ya es la segunda vez que se lo indica (quiere decir seguramente que el controlador le tiene manía).

El controlador replica que si se lo dijo una vez y no lo ha entendido, es una razón de más para cobrarle multa. La muchacha dice que ella va a dar un examen y que no está para que le caguen encima (traduzco). El controlador sube el tono de la voz, dice que él es padre de tres hijos y que no acepta que se dirijan a él con ese lenguaje. Que a la muchacha le sale aún leche por la nariz (traduzco) y no está para dar lecciones a los adultos.

La muchacha le dice a su madre que el controlador la está insultando. El controlador le pide el teléfono para hablar directamente con la madre. Al cabo de un par de frases, el controlador le dice a la madre: ‘Ya veo a quién salió la hija’. En seguida exige la presentación del carné de identidad de la muchacha, completa un formulario y se lo tiende. Son 64 euros de multa, que puede pagar en el plazo de dos semanas en la estación más próxima. La muchacha se pone de pie y camina por el vagón como si éste fuese una jaula.

Ayer, en cambio, otro ambientillo en el el vagón. Un hombre joven miraba al techo, contaba con los dedos y escribía en un papel. Creí que estaba haciendo el presupuesto del mes, pero no, estaba componiendo un haikú.

____________________________

Cámara lenta >

Posté par Josepepe à 12:02 - Commentaires [0] - Permalien [#]
Tags :