Al final de la película Finding Forrester, de Gus Van Sant, se escucha una canción acompañada por un ukelele. Es Somewhere over the rainbow, y está tomada del Mago de Oz. La canta un muchacho hawaiano que murió por obesidad y tenía un nombre improbable, como su volumen, Israel Ole Kamakawiwo.

En Dailymotion se encuentra la canción afeada con imágenes de caja de galletas; una injusticia, considerando que Kamakawiwo hace lo contrario con la canción, que es caramelosa, papilla para niños de pecho, y la transforma en ron de alambique. Las almas sensibles pueden oírla cerrando los ojos.

Ramón Vinay decía que para cantar como un pajarito hay que comer como un caballo. Ignoro por qué y prefiero no especular sobre lo que no sé, lo cierto es que Virginia Rodrigues, Clementina de Jesus y la Castafiore son gordas sobradamente.