Quién puede soportar una sola imagen más, otro comentario adocenado sobre Mayo del 68.

Lo cierto es que al 68 lo seguía el 69.

En el año 89, en casa de mi vecino chino, se reunían los estudiantes (chinos). A medida que las manifestaciones en Tiananmén ganaban terreno, más y más estudiantes acudían a la casa de mi vecino. El día de la masacre eran muchos. Salieron de allí cabizbajos. Nunca más hubo reuniones.