De haber nacido al final del callejón junto al garage se buscaría la vida en el basurero y bebería del agua aceitosa de los charcos.

Pero nació en el jardín japonés del museo de Ottawa, come frutos del aladierno y flores del cornejo y bebe del agua del riego.